Se inicia debate sobre nuevo Código Sanitario de Panamá

mayo 27, 2013

Francisco Rivas.

El Ministerio de Salud (MINSA) de Panamá ha invitado a todas las instituciones, organizaciones, asociaciones o sociedades relacionadas con la salud  y con personería jurídica en el territorio nacional, a participar en el análisis y discusión del borrador del nuevo Código Sanitario de Panamá, con el fin de asegurar que la actualización de dicho documento contenga los preceptos necesarios para regular las funciones del Estado en lo relativo al fomento, protección y recuperación de la salud.  Hasta el  viernes 12 de julio, el Ministerio de Salud recibirá todas las propuestas referentes a la modificación o adición de los artículos que se espera sean incluidos en este documento borrador.

El borrador de nuevo Código Sanitario consta de 10 Títulos, 42 Capítulos y 185 artículos. En su Artículo 1, se establece que “La presente Ley regula el derecho a la salud, establece las bases y modalidades  para el acceso a los servicios de salud y los principios básicos de las acciones de promoción, prevención, conservación, restitución, rehabilitación de la salud y cuidados paliativos”. Además, reconoce el principio precautorio en salud pública (Artículo 4.) y los acuerdos e instrumentos jurídicos internacionales que ratifique la República de Panamá (Artículo 5). Estas dos disposiciones, aunque sea teóricamente, constituyen un avance significativo por la reticencia del estado panameño a cumplir con compromisos internacionales que pueden afectar a poderosos intereses económicos.

El Capítulo VI se refiere tímidamente al tema de la salud reproductiva, especialmente entre adolescentes (Panamá posee una de más altas tasas en la región de embarazos no deseados entre la población adolescente). Indica que con la participación de la sociedad y organizaciones no gubernamentales, se promoverán acciones integradas de salud en la adolescencia, incluyendo la educación sexual.

El Capítulo VIII “De la Salud Ocupacional”, dicta el establecimiento de coordinaciones con la Caja de Seguro Social y el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, para definir las condiciones de saneamiento y seguridad contra los accidentes y las enfermedades laborales en todos los lugares de producción, elaboración y comercio; la  ejecución de medidas generales y especiales sobre protección de los trabajadores, en cuanto a prevenir enfermedades y accidentes; y la prevención o control de cualquier hecho o circunstancia que pueda afectar la salud y la vida del trabajador.

Considerando la alta tasa de accidentes, especialmente en el sector construcción, resulta inexplicable que el Proyecto de Ley no se refiera al establecimiento de normas técnicas sobre enfermedades ocupacionales de protección de la salud de los trabajadores. Sin estas normas la ley difícilmente podrá aplicarse. Tampoco se hace referencia a un sistema de control y comando como podría ser un Consejo Nacional de Salud Ocupaciones de carácter tripartito (empleadores, trabajadores y estado) que impulse los objetivos planteados en el Código Sanitario.

El Titulo IV “De la Salud y la Preservación del Ambiente” establece que el MINSA en coordinación con las entidades públicas y privadas competentes, velará porque se desarrollen programas de saneamiento ambiental que incluyan, entre otros, “el cumplimiento de los convenios internacionales sobre sustancias químicas y desechos peligrosos y no peligrosos”. Lo cual es un significativo avance, aunque sea solo de tipo declarativo.

Capítulo IV “De los Desechos Sólidos Peligrosos y No Peligrosos”  indica que “El Ministerio de Salud establecerá las normas de atención integral de los desechos peligrosos y no peligrosos en todo el territorio nacional. Los desechos sólidos deben ser transportados y almacenados para su utilización, tratamiento y disposición final mediante los sistemas aprobados por la Autoridad Sanitaria” (MINSA).

El texto señalado profundiza las ambigüedades jurídicas e institucionales sobre la autoridad competente en materia de residuos sólidos no peligrosos (también llamados municipales). Efectivamente, el 29 de septiembre de 2010, la Asamblea Nacional aprobó la Ley N° 51 que creó la Autoridad de Aseo Urbano Domiciliario. Dicha Ley, promovida curiosamente por el MINSA, establece en su artículo 11 que: “A partir de la vigencia de esta Ley, es función de la Autoridad, el manejo y explotación de desechos sólidos en todas sus formas. En cumplimiento de esta función le corresponde a la autoridad: a) La administración, dirección, planificación, investigación, inspección, operación, explotación y fiscalización de los servicios relacionados con el aseo urbano y domiciliario y de los rellenos sanitarios, ya sea directamente o por medios de concesiones administrativas. b) Desarrollar políticas, estrategias generales y planes en la materia de operación y disposición de desechos sólidos”.

Quienes deseen consultar el borrador de Proyecto de Ley lo pueden descargar en esta dirección: http://www.minsa.gob.pa/sites/default/files/archivos/codigo_sanitario_-_primer_borrador.pdf. Para hacer llegar sus comentarios y sus aportaciones lo puede hacer mediante carta dirigida al Ministro de Salud de Panamá, Dr. Javier Díaz. Dirección: Corregimiento de Ancón, Ministerio de Salud Edificio 237, lateral al Hospital Oncológico Nacional o por medio de un formulario que en la pagina del MINSA (http://www.minsa.gob.pa) en el hipervínculo ubicado en el segmentos de DESTACADOS. También se puede llamar a los números (507) 512-9204, (507)  512-9341 y (507) 512-9398 para mayor información.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: