Archive for the 'contaminantes' Category

Llamamiento mundial para poner fin al uso de plaguicidas altamente peligrosos

septiembre 22, 2014

Francisco Rivas Rivas.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

Décadas de experiencia han demostrado que a pesar de numerosos programas que promueven el “uso seguro” de los plaguicidaspeligrososplaguicidas altamente peligrosos (PAP) esto no es posible. La gente, los animales del campo, la vida silvestre y el ambiente continúan sufriendo un daño considerable por los PAP. Después de años de fracaso donde se han visto millones de muertes por plaguicidas en el mundo, se necesitan nuevas políticas para detener las intoxicaciones y las enfermedades. El retiro y prohibición progresiva de los PAP junto con nuevas políticas que apoyen alternativas sustentables, pueden lograr un cambio hacia un mundo saludable y sustentable para todos.

Nosotros, los firmantes, llamamos a los gobiernos y corporaciones para que tomen medidas concretas hacia la prohibición y retiro de los Plaguicidas Altamente Peligrosos para reemplazarlos con métodos alternativos de control de plagas ecológicos, sustentables y seguros.

INVITAMOS A LAS ORGANIZACIONES A QUE SE SUMEN A ESTE LLAMADO PROMOVIDO POR LA RED INTERNACIONAL CONTRA PLAGUICIDAS (PAN). PONIENDO EL NOMBRE DE LA PERSONA Y ORGANIZACION EN ESTE ENLACE  http://action.panna.org/p/dia/action3/common/public/?action_KEY=15775

Anuncios

La crisis del agua potable en Azuero, Panamá

julio 3, 2014

Francisco Rivas Rivas.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

El 20 de junio de 2014, las dos potabilizadoras que se abastecen del río La Villa, en la región de Azuero, Panamá paralizaron operaciones, por el vertido de vinaza, un subproducto líquido de la destilación del mosto en la fermentación del etanol,  así como la presencia inusual del herbicida atrazina en el caudal del río La Villa, cuyos efectos son tóxicos para el ser humano y animales.

El Ministerio de Salud (MINSA) alertó a los habitantes para que no consumiera el agua de grifos, por los altos niveles de toxicidad, además, se suspendieron las clases en los escuelas y colegios públicos y privados, en espera de una nueva notificación del MINSA para reanudarlas. La población ha mostrado signos de desesperación ante la escasez de agua embotellada en tiendas y supermercados, en un clima de rumores alarmistas.

Este es un problema que ha sido identificado y caracterizado hace más de una década. En el  Plan de ordenamiento territorial ambiental de la cuenca hidrográfica del río La Villa, elaborado por CATIE, para la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), en el año 2008, podemos leer:

“Como resultados generales obtenidos por Arden & Price 2002 se puede apreciar que, los índices de calidad de agua tienen valores que reflejan un grado de contaminación incluso en la época de lluvia, ya que algunos puntos para esta época resultaron con valores menores de 70 que la califican como regular, en los puntos de Estivaná y río La Villa parte baja.

Estos valores disminuyen aún más enla época seca que se reducen también los caudales. Para esta época, los valores del ICA menores de 70 se reflejan en nueve de los 11 puntos de muestreos. Los puntos Estivaná, Llano de Piedra y Las Cabras en quebrada Pesé-río La Villa muestran un índice muy bajo, cercano a la característica que lo valora como “Malo”.

Para el caso de los análisis realizados por CATIE en enero de 2008, se muestra que sólo en dos puntos se refleja según el ICA, una calidad de agua que se puede considerar como buena, cinco puntos como regular y el punto de quebrada Grande por su valor de ICA se puede considerar como malo”.

El propósito de este artículo es  presentar las causas y alternativas de solución al grave problema.

 La Península de Azuero.

Azuero_Peninsula_NASALa península de Azuero es la península de mayor tamaño de la República de Panamá y la más meridional de América Central. Está rodeada por el océano Pacífico al sur y oeste y por el Golfo de Panamá al este. Comprende la totalidad de las provincias de Herrera y Los Santos, y la parte sureste de la provincia de Veraguas, en la República de Panamá.

La región de Azuero según el censo de vivienda y población de 2010, cuenta con 202,176 habitantes aproximadamente. La población de Herrera es de 107,911 habitantes, siendo la provincia más poblada de la región; la provincia de Los Santos cuenta con 88,487 habitantes, y el distrito de Mariato (Provincia de Veraguas) es el área menos poblada con 5.778 habitantes.

La Cuenca Hidrográfica del Río La Villa.

El río La Villa es el de mayor  longitud de la península de Azuero. Nace en la cordillera Occidental de Azuero, en la reserva forestal de El Montuoso. Su cuenca hidrográfica abarca territorios de Los Santos y Herrera. DeseUbicación_CuencaRioLaVillamboca en el océano Pacífico en el golfo de Parita, en un amplio estuario entre la provincia de Herrera y Los Santos. En su recorrido por Azuero de oeste a este, atraviesa pueblos como Macaracas, La Villa de Los Santos o Chitré.Posee una extensión de 1,157.5 Km²,  y 107,793 habitantes (50% hombres y 50% mujeres), para una densidad de población de 83.95 hab/km2. Su división política-administrativa incluye 2 Provincias (Herrera y Los Santos), 8 distritos y 48 corregimientos.

En la Provincia de Herrera existen 4 Distritos que forman parte de la Cuenca del Río La Villa:

Las Minas: 138.3 Km² (31.7% de su área total, 5,036 habitantes).

Los Pozos: 345.4 Km² (90.2% de su área total,6,879 habitantes).

Pesé: 115.1 Km² (40.6% de su área total, 11,574 habitantes).

Chitré: 47 Km² (51.6 % de su área total, 50,684 habitantes). En este Distrito se encuentra la principal Toma de Agua.

El incidente que provocó la contaminación del Río La Villa el 20 de junio de 20134 ocurrió en el Distrito de Pesé, específicamente en el Corregimiento Las Cabras (1,914 habitantes), cuando se produjo una rotura de una tubería de conducción de la empresa Campos de Pesé S.A., que participa en la producción de etanol.

En la Provincia de Los Santos, son dos Distritos que se ubican dentro de la Cuenca del Río La Villa:

Macaracas: 299.3 Km² (59.3 % de su área total, 9,021 habitantes).

Los Santos: 212.4 Km² (49.7 % de su área total, 21,829 habitantes). En este Distrito se encuentra la Toma de Agua “Rufina Alfaro”.

La contaminación de la Cuenca del Río La Villa.

El vertido de vinaza y la contaminación con agroquímicos del Río La Villa, forma parte de un proceso continuo de degradación ambiental que se ha intensificado hace 5 años.

La Cuenca se caracteriza por el fuerte crecimiento de la industria procesadora de alimentos, los ingenios, la porcinocultura, los cultivos de exportación, la producción de maíz para el mercado nacional y la expansión urbana. A esto se suma la ganadería extensiva que ocupa la mayor cantidad de espacio en la Cuenca, y la agricultura de subsistencia que está ejerciendo una fuerte presión sobre la cobertura boscosa en la parte alta de la Cuenca.

Utilización indiscriminada de agroquímicos en la agricultura.

Aunque existen varios factores causantes de la contaminación de las aguas de los ríos y quebradas en la Cuenca, los agroquímicos son los de mayor peligro, producto de su masiva e indiscriminada utilización entre agricultores y ganaderos, quienes en su mayoría no siguen las recomendaciones exigidas por el Ministerio de Salud.DIGITAL CAMERA

Un reportaje realizado por el Periódico La Prensa (“Los ríos enfermos de Panamá”) el 1 de diciembre de 2001, hace 14 años,  indicó que la mayor contaminación por agroquímicos se registra  donde se cultiva maíz, tomate, zapallo, arroz, sandía y melón, entre otros productos, cuyos productores, para erradicar la maleza y los insectos, utilizan cantidades herbicidas y plaguicidas en sus cultivos. Finalmente, cuando llueve, los residuos van a parar a quebradas y afluentes del río La Villa. Una de esas malezas que causa mayor dolor de cabeza a quienes cultivan tomate industrial es la pimentilla, obligando al agricultor a invertir una buena suma de dinero en la compra de agroquímicos.

De acuerdo con observadores, está ocurriendo un cambio en las prácticas de cultivo en Azuero: los agricultores cada vez recurren menos al machete para hacer los desmontes y, en vez de la tradicional herramienta, prefiere el uso de plaguicidas para librarse de las malas hierbas, aunque muchas veces desconoce que con ello altera su propia salud y el ecosistema que le rodea.

La atrazina en particular, es utilizada en forma intensiva en los cultivos de maíz, sorgo, pasto, caña de azúcar, piña y potreros.

Igual le ocurre a los ganaderos de los distritos de Macaracas, Guararé, Las Tablas y Los Santos, quienes tienen que fumigar sus fincas con 2-4-D, ATRAZINA, TORDON, para acabar con la pimentilla, contaminando los afluentes de los ríos Estivaná, Guararé y La Villa.

La pimentilla, que fue importada en la década de 1970 desde México, con el objetivo de evitar las erosiones y evitar los taludes cuando se construían algunas represas en el río La Villa, se esparció en todo el país a través de las correntadas de agua y los vientos. Hoy día es como una plaga para el agricultor y el ganadero.

Por otro lado, hace algunos años un informe del Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá (IDIAP) señaló que insectos como la mosca blanca, el gusano del fruto, el minador, las chinillas, la gallina ciega, las hormigas y el gusano cogollero afectan a la agricultura de la región, y para poder erradicarlos y lograr una buena cosecha, se tiene que gastar miles de dólares en la compra de agroquímicos.

Por consiguiente, los principales responsables por la contaminación con agroquímicos del Río La Villa, son los ganaderos y agricultores (incluyendo los que cultivan la caña de azúcar).

 Las excretas del ganado porcino y el uso de químicos para limpieza de galeras.

porquerizaLa producción porcina ha generado un creciente conflicto social con distintos usuarios de la Cuenca. Los ganaderos, empresas agroindustriales y moradores, principalmente, se quejan que las porquerizas están contaminando las fuentes de agua y  el suelo y son el origen de olores molestos.

En el año agrícola 2010/2011 el 38.74% del hato nacional porcino (192,098 cabezas), se localizó en la Cuenca Hidrográfica del Río La Villa. Mientras que en el ámbito nacional el promedio de cabezas por finca porcina fue de 88, en las explotaciones localizadas en esta Cuenca fue de 256. Esta situación se refleja en el desempeño económico de las explotaciones porcinas, pues en tanto a escala nacional las ventas anuales fueron de B/. 8,079.95 en por explotación, dentro de la Cuenca se elevó a B/. 13,506.34.

Los Corregimientos que concentran la producción porcina en la provincia de Los Santos son Las Cruces y Villa Lourdes del Distrito de Los Santos y Llano de Piedra del Distrito de Macaracas; mientras que en la provincia de Herrera están concentrados en los corregimTabla1_ContaminacionRioVillaientos de Las Cabras de Pesé, así como en Monagrillo y Llano Bonito en Chitré.

Las excretas de las explotaciones porcinas se descargan directamente en los efluentes del Río La Villa, causando una elevada contaminación biológica y química, en este último caso por la utilización de materiales de limpieza en sus galeras.

La industria de la caña de azúcar (producción licorera y de etanol).

En  1999 el Río La Villa ya fue contaminado con vinaza, procedente de las tinas y el 24 de julio del 2000, unos 200 mil litros de alcohol puro de Alcoholes del Istmo fueron derramados. Por consiguiente, lo ocurrido en junio de 2014 es un incidente reiterado.

El MINSA y la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) han señalado como responsable del incidente ambiental de 2014 a la empresa Campos de Pesé S.A., dedicada al cultivo de caña de azúcar. Esta empresa forma parte de un consorcio con una estructura vertical que incluye: Alcoholes del Istmo, S.A. dedicada a la la destilería de alcohol;  Alcoholes del Istmo Internacional, S.A.  especializada en la exportación de alcoholes y aguardientes frescos productos de la destilería, y el Consorcio Licorero Nacional, S.A. – Alcoholes y Rones de Panamá, S.A.  cuyo principal producto es  al envejecimiento de alcohol, formulaciones de rones para marcas privadas y servicio de embotellado.

El grupo empresarial ha experimentado grandes cambios en su propiedad y en su línea de producción, al incorporar  el  etanol a su oferta a partir de 2012. Un primer cambio notable es que Alcoholes del Istmo ha pasado de producir 100 mil litros/día de alcohol industrial a 16 millones litros/día para atender la producción de etanol.

El impacto de la producción de etanol sobre las fuentes de agua, es ampliamente conocido en los países que tienen experiencia en esta actividad. La calidad del agua de los ríos, subterránea, los litorales y manantiales reciben el impacto de un gran aumento de fertilizantes y pesticidas utilizados en la fase agrícola, esto es en la producción de la caña de azúcar.

La producción del etanol utiliza mucha agua. De acuerdo con un estudio publicado en la revista Natural Resources Research, son necesarios 7 mil litros de agua para cultivar 12 kilos de caña, que son usados para la producción de un litro de etanol. Cada litro de etanol genera 10 litros de agua residual contaminada. Además, cada litro de etanol producido genera de 10 a 13 litros de vinaza.

De acuerdo con estadísticas de la Dirección Regional de Herrera de la ANAM (Autoridad Nacional del Ambiente), Alcoholes del Istmo  S.A. está consumiendo 792 m3/día de agua y Campos de Pesé S.A. 1,800 m3/día, esto es, 2,592 m3/día, entre ambas, convirtiéndose en los segundos grandes usuarios de la Cuenca, solo detrás  de las Potabilizadoras de  Chitré (27,252 m3 24 horas) y de Los Santos (20,160 m3 24 horas).

En conclusión, al introducirse la producción de etanol, Campos de Pesé S.A. y Alcoholes del Istmo S.A. están consumiendo más agua procedente de la Cuenca Hidrográfica del Río La Villa y generando más residuos: agroquímicos en la etapa agrícola y vinaza en la industrialización.

El cultivo de la caña de azúcar se caracteriza por un círculo vicioso: la ausencia de buenas prácticas de conservación en la producción demanda cada vez más plaguicidas, lo cual tiene como resultado que las tierras se vuelven menos fértiles y con menores rendimientos por hectárea.  Es necesario, por lo tanto, aplicar mayor cantidad de fertilizantes y dedicar mayor cantidad de terreno a la agricultura, con las consecuentes repercusiones en el ambiente y la salud de las personas. Adicionalmente, la quema de grandes extensiones de cultivo  genera un impacto negativo a la salud de los trabajadores y de habitantes de las comunidades localizadas en un amplio radio de acción,  debido  a la exposición a las emisiones. Este patrón productivo insostenible es la causa de que los problemas ambientales escalen continuamente a una etapa superior, a saber: el uso indiscriminado de plaguicidas, la utilización ineficiente de fertilizantes, emisiones de dioxinas y furanos, degradación del suelo y afectaciones a las aguas superficiales y subterráneas.

El manejo inadecuado de los residuos sólidos (dioxinas y furanos).

En el ámbito de la Cuenca Hidrográfica del Río La Villa, sus 107,793 habitantes estarían generando 86 toneladas/día (800 gramos habitante/día) de residuos sólidos orgánicos e inorgánicos, estimándose de acuerdo a estudios, que en las zonas rurales más pobres se generarían 300 gramos/habitante/día y en las áreas urbanas 1 kgr/habitante/día.

Las 2,587 toneladas mensuales de basura generadas dentro de esta Cuenca son objeto de malas prácticas: se entierran, se depositan en afluentes y el propio Río La Villa, se acumulan en sitios públicos y se queman a cielo abierto tanto en el ámbito doméstico como en los vertederos municipales de Chitré y La Villa. Las quemas a cielo abierto son un factor crítico por sus impactos negativos en la salud de la población y el ambiente.en colores

Cuando la basura “corriente” se mezcla con desechos peligrosos (por ejemplo, plástico PVC, envases de productos agropecuarios, y lubricantes, residuos agrícolas), y luego se quema, entonces se producen humos con sustancias tóxicas (dioxinas y furanos). Las dioxinas y furanos, más exactamente dibenzo-p-dioxinas policloradas (PCDD) y dibenzofuranos policlorados (PCDF) son dos de los diecisiete Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP). Luego de liberados a la atmósfera, como resultado de las quemas domesticas y municipales de la basura, las dioxinas y furanos se alojan en todos los compartimentos de los ecosistemas, incluyendo el aire, agua, suelo, además en los productos.

Se trata de sustancias químicas extremadamente tóxicas capaces de afectar la salud de los seres humanos y animales a muy bajas concentraciones. Sus efectos en los seres vivientes pueden ser evidentes en concentraciones muy bajas del orden de microgramos (ug= .001 partes por millón) o incluso más pequeñas, de partes por trillón (ppt) (.000001 partes por millón).

Las dioxinas y furanos pueden causar efectos crónicos, como cáncer y malformaciones congénitas en animales y seres humanos. La mayoría de ellos pueden afectar el sistema endocrino (hormonal). Es decir, pueden entrar a las células e imitar o bloquear la acción normal de las hormonas, pudiendo provocar serios efectos en el sistema de defensas de nuestro organismo, el desarrollo de la inteligencia, fertilidad y la reproducción, especialmente si la exposición ocurre en los períodos críticos del desarrollo del feto.

En la Cuenca del Río La Villa existen principalmente 3 vertederos municipales en donde se queman continuamente toneladas de residuos sólidos a cielo abierto, generadores de dioxinas y furanos: Chitré, Los Santos y Las Tablas. Pero en la totalidad de los Municipios es igualmente una práctica cotidiana, a lo que debemos sumar las quemas de basuras en los patios de las casas y sitios públicos.

A los agroquímicos y la vinaza, debemos agregar entonces los peligrosos contaminantes Dioxinas y Furanos provenientes del manejo inadecuado de los residuos sólidos.

Conclusiones.

1. En el último decenio el Río La Villa ha sufrido un proceso continuo de degradación ambiental, como resultado de las actividades humanas. Desde grandes empresas hasta humildes campesinos,  utilizan prácticas insostenibles tales como la roza y quema, el sobrepastoreo, cultivos a favor de las pendientes, utilización inadecuada de los suelos de vocación agrícola, la deforestación, la utilización masiva de agroquímicos, y el manejo inadecuado de los residuos sólidos en el contexto de una expansión urbana caótica.

2. El incidente del 20 de junio de 2014, en cuanto al vertido de vinaza al Río La Villa, es claramente una responsabilidad de la empresa Campos de Pesé, S.A..  Es posible que la infraestructura (tinas) de las empresas que se dedican a la producción de etanol, con el incremento sustancial de los residuos líquidos, muestre síntomas de obsolescencia, una característica negativa de la industria del etanol en muchos países.

3. Pero atribuir a estas empresas la unica responsabilidad por la presencia de atrazina en el Río La Villa, carece de fundamento. El uso indiscriminado de agroquímicos es de larga data, y son responsables propietarios de fincas ganaderas y productores agrícolas, incluyendo los que se dedican a cultivos de exportación. El sector azucarero, especialmente con la producción de etanol, es también un gran consumidor de agroquimicos, pero no el único.

4. La degradación ambiental del Río La Villa se debe igualmente, en gran medida, al uso inadecuado de los residuos sólidos, por ser un factor crítico en la contaminación de suelos, aguas subtérranes y superficiales y la liberación de dioxinas y furanos, debido a la practica de la quema a cielo abierto, los cuales poseen un nivel de toxicidad superior a la atrazina.

5. Si la contaminación del Río La Villa mostraba signos alarmantes, al menos desde hace 5 años, ¿por qué hasta ahora las autoridades gubernamentales advierten que el agua no es potable?. Existen varias posibilidades: a) que el MINSA y la ANAM carecen de un sistema de monitoreo de la calidad de agua del Río La Villa y sus afluentes; b) que se realizaron monitoreos, pero los análisis de la calidad de agua se enfocaron en parámetros físicos y microbiológicos, mas no químicos; 3) que los análisis fueron realizados con anterioridad, y reflejaron la presencia de agentes químicos, pero se abstuvieron de informar para evitar “alarmar” a la población, una práctica usual en todos los gobiernos.

6. El incidente del 20 de junio es la punta del iceberg, un claro indicador de que el Río de La Villa se encuentra al borde del colapso, como resultado de años de degradación ambiental continua e incrementada, ante la desidia de tirios y troyanos, funcionarios gubernamentales, empresarios, autoridades locales y ciudadanía.

7. Restaurar la Cuenca del Río La Villa es la tarea estratégica que se impone. Será necesario reestructurar todo el sistema productivo para que adopte prácticas ambientalmente sostenibles, pasar a una ganadería y agricultura y agroindustria sostenibles. Para lograrlo se requerirán grandes inversiones,  posiblemente cientos de millones de dólares y el aporte de científicos y técnicos. Porque en material ambiental, – que nos quede de enseñanza -, lo más caro es reparar lo destruido.

Contaminantes organicos persistentes y su impacto socioeconomico (ppt)

diciembre 28, 2011

Francisco Rivas Rivas.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

Una presentación en PPT sobre los principales resultados del estudio acerca de los impactos socioeconómicos de los residuos de contaminantes orgánicos persistentes (COPs) en Panamá: los residuos de plaguicidas Cops; los remanentes de transformadores eléctricos en uso y desuso conteniendo aceite dieléctrico contaminado con bifenilos policlorados (PCB) y las emisiones de dioxinas y furanos como resultado principalmente de las quemas de basuras a cielo abierto.

La presentacion puede consultarse e incluso descargarse en esta dirección: http://www.authorstream.com/Presentation/apronad-1289218-panama-contaminantes-organicos-economia/

AAMMA ISDE publica libro: Herramientas de Capacitación para el Manejo Responsable de Plaguicidas y sus Envases

junio 7, 2010

 

Francisco Rivas Ríos.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

La Asociación Argentina de Médicos por el Medio Ambiente (AAMMA), nos ha informado de la publicación del Libro: “Herramientas de Capacitación para el Manejo Responsable de Plaguicidas y sus Envases. Efectos sobre la salud y prevención de la exposición”.

El libro ha sido publicado por  la Organización Panamericana de la Salud – OPS.

La presentación de AAMMA ISDE indica:

“Esta publicación surge de la necesidad de contar con herramientas educativas para el manejo responsable de los plaguicidas y sus envases, adaptada a distintos niveles de conocimiento, desde los niños en edad escolar y sus docentes, hasta los técnicos y profesionales del sector agropecuario, salud y ambiente, como a la comunidad en general.

Esta orientada asimismo, para la formación de los técnicos en producción agropecuaria y también para su utilización por los aplicadores rurales, urbanos y productores agropecuarios. En síntesis, es una herramienta que permitirá afrontar con mayores y mejores recursos didácticos la capacitación de un importante universo de actores involucrados en la problemática que conlleva la utilización de los plaguicidas.

Este libro reúne información actualizada, científicamente confiable sobre los químicos utilizados como plaguicidas, sus coadyuvantes y vehículos presentes en las mezclas comerciales o que forman parte de las fórmulas que se aplican. Se abordan los mecanismos y las propiedades que hacen a los químicos tóxicos, la vulnerabilidad de la población, la población en riesgo, las vías de exposición, consecuencias agudas y crónicas (sobre el desarrollo y para las generaciones futuras), las formas de protección de la exposición para actuar en prevención, aplicando el principio precautorio para proteger la salud de los trabajadores, la familia rural, la comunidad toda y el ambiente”.

El libro puede descargarse en formato PDF en la siguiente dirección: http://publicaciones.ops.org.ar/publicaciones/otras%20pub/PubPlaguicidas.pdf

Panamá: por la ruta de las incineradoras de basuras

abril 12, 2010

Francisco Rivas Ríos.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

Voceros del Gobierno de Panamá han informado que una Comisión de Alto Nivel prepara un proyecto para instalar en el país una “Red” de incineradores en el territorio nacional, como alternativa para la disposición final de los residuos sólidos. El anuncio se produce, en momentos en que el país se encuentra virtualmente inundado de basuras, configurando una situación crítica para la salud de la población.

Este artículo pretende poner en perspectiva, la solución ofrecida por las autoridades gubernamentales panameñas.

La incineración de residuos sólidos.

Las técnicas de tratamiento térmico de residuos se dividen en dos grandes categorías: 1) aquellas en las que los residuos se queman en presencia de oxígeno, es decir, las técnicas de incineración; y 2) aquéllas en las que los residuos los residuos se someten a altas temperaturas en ausencia de o con poco oxígeno, de modo que no hay combustión directa, es decir, las técnicas de pirólisis (a veces denominada termólisis) y la gasificación.

La técnica de incineración fue necesaria en los países con alta densidad demográfica y que carecen de terrenos apropiados para los rellenos sanitarios. Además, en la medida que avanzó la industrialización la composición física de los residuos varió, aumentando el porcentaje de los materiales combustibles. La incineración permite destruir casi totalmente los COPs y los gérmenes patógenos, siempre y cuando se cumplan con las 3 Ts para una buena combustión: Temperatura, Tiempo y Turbulencia en presencia de suficiente oxígeno.

En años recientes se han desarrollado nuevos métodos para la combustión de residuos sólidos municipales. Inicialmente las basuras se compactan o muelen y luego se incineran en una planta especialmente diseñada. El primer paso del proceso consiste en realizar una desgasificación a temperaturas más bajas y con bajos o cero niveles de oxígeno (pirolisis). En un segundo paso, las  altas temperaturas permiten la vitrification de los residuos de la combustión y ofrece alguno las posibilidades de la destrucción controlada de la basura contaminada con los productos químicos enumerados en el anexo C del Convenio de Estocolmo.

Desde hace 10 años distintas empresas han intentado formalizar sin éxito contratos con Municipios de Panamá, para el establecimiento de plantas incineradoras. Las ofertas mas recientes consisten en la instalación de Cámaras de Conversión por Plasma (CCP), utilizando la tecnología del “arco de plasma”.

De acuerdo con la información proporcionada por una de estas empresas, en las CCP el gas que se usa para producir el Plasma es aire tomado de la atmósfera. Se hace pasar el aire través de un campo eléctrico para ionizarlo y llevarlo al “estado de Plasma”, el cual conduce electricidad. La intensidad del Plasma alienta y separa las uniones moleculares (“disociación molecular”), y reduce todas las moléculas a los átomos que las componen. Los átomos que se disocian en estado sólido alcanzan reducción volumétrica de hasta 600 a 1. Los átomos que se disocian en gas se incorporan al Gas de Síntesis al que denominan Gas Convertido por Plasma (GCP).  A continuación que ilustra el proceso de la Cámara.

Pros y contra de la tecnología de incineración

Quienes promueven esta tecnología afirman que la Cámara:

  • Puede procesar PCB’s y otros materiales altamente contaminantes, sin necesidad de hacer separación.
  • Procesar neumáticos usados obteniendo altos rendimientos energéticos.
  • Procesar simultáneamente desechos médicos (RPBI’s) y medicamentos obsoletos.

La viabilidad económica de esta alternativa se presenta de la siguiente forma:

Independientemente de las críticas a esta alternativa, no es menos cierto que una planta de esta índole podría resolver el problema de no contar en el país con una tecnología adecuada para la eliminación de los residuos de PCB, DDT, Lindano y otros plaguicidas obsoletos y peligrosos. Anteriormente afirmamos que la completa eliminación de los residuos de PCB inventariados (84,261 kg aceite dieléctrico y 105,065 Kg de carcachas = 189,326 kg),  tendría un costo ponderado de entre $USA 870, 900 a  1,230,619. Y que 316,658 Lbs. de DDT, Lindano y plaguicidas obsoletos contaminados con DDT, identificados por el Inventario Nacional de Plaguicidas COPs, requeriría de una inversión aproximada de $USA 1,345,796, para ser eliminados fuera del país.

Los partidarios de esta tecnología de última generación (que ellos alegan no es incineración), enumeran estas ventajas:

  • Un horno a plasma es un “devora todo” ya que fue originalmente diseñado para la destrucción de materiales tóxicos, armamentos químicos, asbestos, etc. Eso abre la posibilidad de reciclar los RSU ya vertidos (compatibilidad con 3R).
  • Las instalaciones de tecnología de plasma no tienen chimeneas altas ni se parecen a un basurero. La totalidad del proceso está circunscrito dentro un edificio agradable a la vista.
  • Generación eléctrica entre 80MW y 160MW (2000 ton/día, depende de composición de los residuos).
  • No hay cenizas, se acaba con el vertedero y con la contaminación de suelo y aguas.
  • Emisiones al aire aproximadamente 10 veces menos que las incineradoras aunque los metales volátiles necesitan tratamiento adicional.
  • Dioxinas <0,01ng/Nm3-TEQ (25/ton/dia MSW, Yoshii, Japón desde 1999), 100 veces menos que las incineradoras.
  • CO2 por MW <50% de las incineradoras (cumplimiento del protocolo Kyoto).
  • Generación de hasta 40.000m3 por día de agua pura usando la tecnología MED.
  • En horas de poca demanda eléctrica se pueden producir syngas, etanol, metanol, o hidrógeno, en grandes cantidades. Etanol se añade a la gasolina para reducir las emisiones al aire por el parque automotor.
  • Es una operación estética, limpia, no hay malos olores.
  • Es una tecnología emergente, hay varios modos de financiación que no se ofrecen a las incineradoras. Hay pólizas de seguro para eliminar los riesgos.

Greenpeace y GAIA[i] por su parte, consideran que las tecnologías de gasificación, pirólisis y plasma calientan los materiales residuales a altas temperaturas, creando residuos gaseosos, sólidos y líquidos; los gases luego se someten a combustión, un proceso que emite contaminantes peligrosos.

Afirman que la Unión Europea considera a estas tecnologías como “incineración”, y que las mismas están siendo consideradas en EEUU para el tratamiento de residuos hospitalarios, urbanos y peligrosos, “lo cual podría revertir décadas de avances en la prevención de la contaminación, la prevención de la generación de residuos y el reciclaje”  Es decir para Greenpeace y otros expertos, las tecnologías de gasificación, pirólisis y plasma son técnicas de incineración de nueva generación.

Se han formulado las siguientes críticas:

a)       Algunas compañías sostienen que estas tecnologías son “libres de contaminación” o tienen “cero emisiones”, pero se ha demostrado repetidamente que estas declaraciones no son ciertas. Desde 2003 numerosas propuestas de instalación de plantas de tratamiento de residuos que pretendían utilizar tecnologías de arco de plasma, pirólisis, craqueo catalítico y gasificación no lograron obtener la licencia final para operar debido a que lo que las empresas declaraban no correspondía con la evaluación pública y gubernamental. Las empresas que usan o promocionan estas tecnologías sostienen que no son incineradores, ignorando el hecho que los gases tóxicos creados por el calentamiento de residuos son, de hecho, sometidos a combustión-incineración.

b)      Estas tecnologías requieren una alta cantidad de energía para operar, y de hecho algunas plantas han consumido más energía en sus operaciones que la que podían producir. Como en el caso de los clásicos incineradores y rellenos, el ahorro de energía que implica la prevención de la generación de basura y el reciclaje es probablemente mayor que la cantidad de energía que producen estas plantas de tratamiento y disposición.

c)       La viabilidad financiera y técnica de estos incineradores es cuestionable. La única planta de tratamiento de residuos hospitalarios en EEUU que utiliza arco de plasma (Hawaii Vitrification Facility operada por Asia Pacific Environmental Technologies) ha tenido serios y repetidos problemas operativos, y también varias violaciones a los permisos. Una planta de gasificación de RSU más grande (Thermoselect, ubicada en Alemania) cerró tras haber operado solo unos pocos años con crónicos problemas técnicos y pérdidas de US$500 millones.

d)      Si bien parece que la gasificación y la incineración reducen bastante el volumen de la basura, en realidad ninguna tecnología puede hacer desaparecer nada. La materia no puede ser creada ni destruida, solo transformada. El gas, el humo, los residuos líquidos y sólidos que emite una planta contendrán la misma materia que los materiales sólidos que ingresan en la planta. La materia en forma de gas y partículas saldrá por la chimenea, las cenizas tóxicas y los residuos sólidos deberán ir a un relleno, y los residuos líquidos también tendrán que ser manejados.

La incineración de vieja generación, por su parte, ha sido evaluada desfavorablemente por varias razones. Un primer argumento es que la incineración se contrapone a las Mejores Prácticas Ambientales (MPA),  pues reduce el incentivo a los gobiernos a invertir en programas de reciclaje o en cualquier otra MPA, encerrando a la comunidad en el sistema, durante el tiempo que se termine de pagar la enorme inversión realizada para instalar el incinerador. Por consiguiente, los incineradores actúan contra la responsabilidad del consumidor y del productor en la minimización de la generación de residuos. De algún modo legitiman la generación de residuos (el representante de una empresa incineradora en Panamá reconoció que a mayor generación de residuos mayor rentabilidad).

Otros argumentos cuestionan la rentabilidad de los subproductos. La generación de electricidad, por ejemplo, es muy costosa (de 2 a 4 veces más que la energía convencional) y  también implica la quema de combustibles fósiles en la forma de plásticos; un producto hecho a base de petróleo y que tiene alto valor calorífico. Para recuperar energía de una corriente de residuos de forma eficiente se requieren residuos con alto valor calorífico. Esto significa que para recuperar energía se necesitan residuos como el plástico y también combustibles. Por ende, no es del todo cierto que la energía que se extrae de los residuos sea energía renovable.

Por otra parte, las comunidades con incineradores necesitan, de cualquier modo, rellenos para verter cenizas y residuos no incinerables. Las cenizas pueden representar en peso alrededor del 25% de la producción de un incinerador, y deben ser vertidas en rellenos, por consiguiente, la incineración necesita obligatoriamente estar acompañada de rellenos sanitarios. Finalmente, existen dos tipos de desechos no incinerables: materiales voluminosos que no caben en el incinerador, y residuos recolectados que no pueden ser quemados cuando el incinerador está parado por mantenimiento de rutina programado o no. Estos materiales generalmente necesitan ser vertidos en los rellenos sanitarios.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha agregado otras consideraciones:

  • Se necesitan técnicos bien calificados, que son escasos en el ámbito de las comunidades latinoamericanas.
  • Su operación y mantenimiento son complejos y presentan muchos problemas.
  • No es flexible cuando se requiere incinerar grandes cantidades adicionales.
  • Se requiere combustible auxiliar a causa del alto contenido de humedad, lo que se traduce en un bajo poder calorífico para los residuos sólidos de la Región; esto aumenta considerablemente los costos de tratamiento.
  • Se requieren equipos de control para evitar la contaminación del aire, ya que ningún incinerador deja de emitir contaminantes.

Un comentario final. Como se observa en la Tabla de Costos/Ingresos la empresa omitió proporcionar información sobre el ítem “Cuotas por disposición”, indicando que está pendiente de consideración. Se trata de una omisión crítica, pues se refiere ni mas ni menos, al costo para los usuarios domiciliarios, comerciales e industriales, por tonelada tratada  en la Planta de Conversión de Plasma.

Este tema es sumamente delicado, pues la forma en que las empresas promocionan sus plantas consiste en afirmar que sus ganancias se obtienen del material procesado, sin costo alguno para los municipios, incluso con un beneficio económico (en algunos casos incluso ofrecen donar equipo de recoleccion a los municipios).

Lo cierto es que en sus estructuras de costos está incluido el precio por tonelada ingresada a la Planta, pero generalmente este dato se mantiene como una informacion “confidencial”, por el impacto  que tendrá inexorablemente en la tasa de aseo y las repercusiones negativas en la opinion pública.

La Planta incineradora, por otra parte, requiere de economía de escala. Se estima que 2,000 toneladas/dia son requeridas en consideracion a su capacidad instalada y la relacion costo/beneficio. Pero el Distrito Capital de Panama está generando no más de 1,200 ton/dia y todo el país dificilmente produce 4,500 ton/dia. Esto obligaría a trasladar los RSU de  grupos de municipios a una sola Planta con dos situaciones previsibles: a) dificultades para estructurar en el corto plazo un sistema de recolección y transporte intermunicipal, considerando el colpso actual del sistema; y b) dificultades de los municipios para sufragar tasas por tratamiento final de los residuos, por carencias financieras, considerando la imposibilidad de incrementar de manera sustancial la tasa de aseo a los usuarios o de realizar un cobro efectivo, por la generalizada cultura del “no pago”. Queda la posibilidad, obviamente, que el estado panameño termine subsidiando a la empresa propietaria de la planta incineradora.


[i] Greenaction for Health and Environmental Justice/ Alianza Global para Alternativas a la Incineración (GAIA), Incineradores disfrazados. Estudios de caso sobre el funcionamiento de las tecnologías de gasificación, pirólisis y plasma en Europa, Asia y Estados Unidos, abril de 2006, disponible en: http://www.greenaction.org/incinerators/documents/IncineradoresDisfrazadosestudiosdecaso.pdf

Alternativa de solucion al problema de los residuos de aceite dieléctrico contaminado con bifenilos policlorados (PCB) en Panamá

noviembre 20, 2009

try {
_uacct = “UA-12042365-1”;
urchinTracker();
} catch(err) {}

La búsqueda de Mejores Técnicas Disponibles/Mejores Prácticas Ambientales (MTD/MPA) para la disposición final de los residuos de PCB en territorio panameño, cumple con el objetivo nacional de reducir costos y eventualmente generar empleos e ingresos.
1. Descripción del Proyecto.
La empresa UNION FENOSA EDEMET-EDECHI realizó durante el año 2003, un proyecto de degradación del aceite dieléctrico contaminado con PCBs, contenido en equipos eléctricos en desuso, así como la descontaminación de dichos equipos. En este proyecto se trataron alrededor de 250 equipos con un peso de 150/ton (equipos y aceites).
  1. Se habilitaron dos tanques para el proceso, con la estructura de tubos PVC perforados en su parte interior.
  2. Se drenó el aceite dieléctrico de transformadores en varios tanques especiales de plástico.
  3. Se tomaron quince (15) muestras, en igual cantidad de tanques, con un instrumento de toma con capacidad de 50 ml.
  4. d) Las quince (15) alícuotas se mezclaron para un total de 650 ml. que se colocó en un frasco de vidrio, color ámbar, y con capacidad para un litro.
  5. Se determinó la concentración de contenido de PCBs mediante análisis de laboratorio de cromatografía de gases y espectrometría de masa, en los Laboratorio de Análisis Industriales, S.A., (LAISA ).
  6. La toma y análisis de la muestra se realizó aplicando el método de extracción, transporte (formulario de cadena de custodia) y análisis de la EPA Método 8082 para PCB, debido a que el país no cuenta con normativa nacional al respecto.
  7. Resultado del análisis de las alícuotas de aceite: 141 ppm. Informe LAISA No. 130-2003. 
  8. Se introduce en los dos tanques habilitados para el proceso las cantidades de aceite + kerosene + agua + surfactante, que se indican a continuación:


La prueba RCRA realizada las muestras de agua residual originada por el proceso de degradación del aceite con PCBs, realizado por CREDEF para los valores del TCLP resultaron todos No Detectables. Es importante indicar que no se incluyó el análisis de PCBs dentro de los parámetros analizados en la prueba RCRA.

Con este resultado el MINSA autorizó la disposición del agua residual en el Relleno Sanitario de Cerro Patacón. Por razones poco claras, la administración alcaldicia no otorgó el permiso correspondiente. Entonces, considerando la no toxicidad comprobada mediante el análisis RCRA se consideró, de común acuerdo con el MINSA, realizar la evaporación “in situ”, es decir en la instalación de Los Pollos. No obstante, el proceso mostró ser demasiado lento: únicamente se evaporó muy poca cantidad (alrededor de 50 galones) y el resto fue vertido en los vertederos municipales ubicados en el distrito de Soná, provincia de Veraguas y distrito de Río Hato, provincia de Coclé.
2. Costos.
El costo por tonelada dispuesta, con este procedimiento, se estimó en $USA 2,000.00 – $USA2,500.00/ton, inferior a los precios establecidos, por ejemplo, por la empresa Tredi Ltda., que oscila entre los $USA 3,000.00 y $USA 3,500.00 (Véase la siguiente Gráfica).

Comparación entre Degradación In situ/ Incineración en Francia de Aceite Dieléctrico y Equipo contaminado con PCB, $USA/Ton.
 

        Fuente: elaboración propia con datos del Inventario Nacional de PCB, Panamá, 2007.

Antes de la disposición final además del análisis de laboratorio mediante cromatografía de gases y espectrometría de masa para determinar el contenido de los PCBs, se realizó a las aguas residuales un análisis integral para descartar la presencia de cualquier otra sustancia tóxica. Las muestras del agua residual de los dos tanques de proceso se tomaron en presencia de funcionarios del MINSA y se completó el correspondiente formulario de “Cadena de Custodia” y las muestras fueron transportadas y embaladas, siempre bajo la presencia de los funcionarios del MINSA, por la empresa de correo aéreo expreso DHL para su envío al laboratorio en EEUU.
3. Debilidades/ problemas del Proyecto.
El Proyecto confrontó problemas especialmente en la esfera de las relaciones con entidades municipales y gubernamentales.
  1. Un proyecto innovador de esta índole enfrentó obstáculos de orden burocrático. La vía utilizada por los ejecutores, para superar esta dificultad, fue proceder de facto. Así, antes de realizar el Proyecto en Río Hato, la empresa CREDEF realizó un “piloto” en la Ciudad de Panamá, sin información previa a las entidades correspondientes. Posteriormente tampoco se presentó un Estudio de Impacto Ambiental a pesar de que las leyes nacionales así lo establecen. 
  2. Esta metodología no se encuentra dentro del listado de tecnologías recomendadas por la Secretaría del Convenio de Basilea.  
  3. El tratamiento genera gran cantidad de aguas residuales, las cuales presentan problemas para su disposición final.
Estos y otros problemas impidieron continuar con el Proyecto. Sin embargo, no se cuenta con una evaluación técnica sobre las “lecciones aprendidas” y las posibilidades de retomarlo bajo nuevas condiciones.

ANALISIS DE ALTERNATIVAS AL PROBLEMA DE LOS RESIDUOS SOLIDOS EN PANAMA

noviembre 20, 2009

 

Francisco Rivas Ríos.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

El Ministerio de Salud (MINSA) de Panamá ha establecido que “como resultado de las encuestas realizadas a los alcaldes y comunidades a nivel nacional”, existe una amplia aceptación a los rellenos sanitarios para darle una solución a la problemática de salud ambiental de las comunidades[1].. A pesar de lo cual, el documento preparado por el MINSA reconoce también que “este tipo de solución genera oposición de la población aledaña al mismo sitio de ubicación del Relleno Sanitario”. Una evidente contradicción que trataremos de explicar en este apartado Leer más

Consulta sobre viabilidad para implementar Convenio de Estocolmo

octubre 31, 2009

Francisco Rivas Ríos.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

En el marco del desarrollo del proyecto “Plan Nacional de Aplicación del Convenio de Estocolmo”, se ha elaborado un Estudio Socioeconómico para determinar la viabilidad de aplicación de dicho Convenio en el país. El Estudio ha sido objeto de consulta por diferentes grupos y sectores, consultas que culminaron con la realización de un Taller de Validación. El taller se realizó el día 16 de noviembre de 2007 en el Salón Miraflores del Hotel Plaza Paitilla Inn, ciudad de Panamá y fue organizado por la Unidad Nacional de Coordinación y el apoyo del Consultor Nacional del Estudio Socioeconómico, el Licenciado Francisco Rivas.

Manual para ONGs sobre sustancias químicas toxicas

octubre 22, 2009

 

Francisco Rivas Ríos.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

Se encuentra disponible en la siguiente dirección el Manual titulado: “Una guía al SAICM para las ONG”. Segun se describe en el Prologo:

Este folleto es una introducción al Enfoque Estratégico para la Gestión de Productos Químicos a Nivel Internacional (SAICM), una política y estrategia de carácter global que fue adoptada por los gobiernos y partes interesadas a fin de proteger la salud humana y los ecosistemas del daño causado por la exposición a sustancias químicas tóxicas. La audiencia a la que nos dirigimos está constituida por las organizaciones de la sociedad civil para las cuales la seguridad química es –o debería ser—un tema de preocupación.

Entre ellas se encuentran organizaciones de defensa de la salud pública y del medio ambiente, organizaciones de médicos y profesionales de la salud, organizaciones que representan a comunidades o a sectores potencialmente impactados por la exposición a sustancias químicas tóxicas, a sindicatos y a otras instituciones.

Este es el primero de una serie de folletos destinados a crear conciencia en todo el mundo sobre el hecho de que la exposición a sustancias químicas tóxicas constituye un motivo de preocupación grave a nivel global, nacional y local. Forma parte de una campaña que busca obtener el apoyo de la sociedad civil de todos los país del mundo para que se adopten medidas que cambien la forma en que se producen, se usan y se manejan las sustancias químicas, con el fin de minimizar y eliminar los daños causados actualmente por la exposición a sustancias químicas tóxicas. Se puede descargar aqui: Manual_ONG_SAICM

A %d blogueros les gusta esto: