Archive for the 'municipios' Category

PROYECTO QUE REGULA LA RECOLECCIÓN Y TRATAMIENTO DE LOS DESECHOS ELECTRÓNICOS EN PANAMA REQUIERE DE REVISION.

octubre 18, 2018

La Comisión: Población, Ambiente y Desarrollo de la Asamblea Nacional ha retomado el conocimiento del Anteproyecto de Ley No 120 “Que regula la recolección y tratamiento de los desechos electrónicos en la República de Panamá”

desechos electronicos

Tiene dos virtudes: 1) por primera vez se procura involucrar en el debate al mayor número de ONGs, más allá de esa extraña secta autodenominada “sociedad civil organizada”. Atendiendo al llamado hemos decidido publicar nuestras opiniones; 2) de manera subrepticia restablece la responsabilidad en el manejo de los residuos a los Municipios, al menos en la “partecita” de los desechos electrónicos. Y eso nos alegra.

Veamos:

Lo que dice el Artículo 4 del Ante Proyecto No. 120:

“Artículo 4. Los Municipios serán responsables de organizar y supervisar la recolección en tos vertederos de los desechos electrónicos que lleguen intactos a los vertederos y coordinarán con la administración de estos, así como con las empresas recolectoras la aplicación del protocolo la extracción de tos componentes tóxicos y tratamiento oficial para el desearle de los desechos electrónicos establecido por la Autoridad de Innovación Gubernamental” (subrayado nuestro).

Ahora leamos lo que dice la Ley 51 “Que crea la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario y adopta disposiciones para la eficacia de su gestión” (Gaceta Oficial 26631-A), de fecha 29 de septiembre de 2010.

Esta desafortunada Ley en su articulo 2 atribuye dos propósitos a la AAUD, uno operacional y otro de diseño de políticas para el sector:

a) «la administración, dirección, planificación, operación, explotación, aprovechamiento, investigación, inspección y fiscalización de los servicios relacionados con el aseo urbano, comercial y domiciliario y de los rellenos sanitarios”.
b) “Además, estará encargada de la gestión integral de los residuos sólidos para su manejo, explotación, aprovechamiento y disposición final, en desarrollo de una política de residuos como directriz para la prevención y control de la contaminación del ambiente, a fin de garantizar la protección de la salud pública”.

Dado que los desechos electrónicos tienen un alto valor comercial, no tardará en desatarse una pugna entre los Municipios y la AAUD por su control.

Existen otros problemas en en el AnteProyecto:

Como es usual, se crea una “supercomision” integrada por “raimundo y todo el mundo”: 1. Un representante del Ministerio de Salud, 2. Un representante del Ministerio de Ambiente, 3. Un diputado de la Asamblea Nacional, 4. Un representante dcl lnstituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales, 5. Un representante de la Secretaría Nacional de Descentralización Municipal. 6. Un representante de los clubes cívicos, 7. Un representan te del sector privado.

Entre esa multitud, sin embargo, no encontramos dos actores principales: la Asociación de Municipios de Panama (AMUPA); y un representante de las empresas recicladoras. Estos, junto con la Senacyt son suficientes para impulsar las actividades contempladas en el Anteproyecto. Y ocurriría un ahorro en “dietas”.

¿En manos de quien quedará el “billete”‘?

Una vez descontaminados, los desechos electrónicos pueden convertirse en una solución para personas que los necesita y no pueden comprar uno nuevo, ya que en muchas ocasiones son desechados y aun funcionan perfectamente. Esto da la oportunidad a las personas de bajos ingresos de adquirirlos a un precio más económico y de esta manera se evita que vayan a parar a los rellenos sanitarios.

“Otro aspecto que se oculta dentro de los residuos electrónicos, es que las placas que se encuentran dentro de los ordenadores y teléfonos celulares, poseen una mezcla compleja de diversos metales, entre los cuales se encuentra el oro, la plata, el cobre y el estaño, así como también cadmio, mercurio, plomo y berilio, lo que hace que su recuperación represente un buen beneficio económico para los recicladores”. (https://iquimicas.com/residuos-electronicos-valor-economico-ocultan/).

En resumen el Proyecto de Ley No 120 “Que regula la recolección y tratamiento de los desechos electrónicos en la República de Panamá”, es un buen intento, lamentablemente omiso, contradictorio y altamente brurocratizado.

Anuncios

El problema de los residuos solidos en la campaña electoral panameña

enero 1, 2014

Francisco Rivas Rivas.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

Los ciudadanos panameños han sido convocados a elecciones generales el 4 de mayo de 2014, para escoger Presidente, Diputados, Alcaldes y Representantes de Corregimiento. Mientras que los partidos afines al Gobierno, Cambio Democrático (CD) en alianza con el  Molirena, enfocan su campaña en los logros económicos alcanzados, así como los programas sociales basados en transferencias monetarias a distintos grupos de población, los partidos de oposición Partido Revolucionario Democrático (PRD), Partido Panameñista (aliado con el Partido Popular) y Frente Amplio Democrático se esmeran en señalar los principales problemas aun no resueltos, como el alto costo de la vida y la inseguridad, entre otros.

Un problema de vieja data: el deficiente sistema de recolección y tratamiento de los residuos, sin embargo, ha ocupado una atención marginal para el conjunto de las fuerzas políticas. A pesar de que el problema agobia a importantes sectores de la población especialmente en la Ciudad Capital y ciudades intermedias.

Hoy como ayer algunos candidatos a Alcaldes, esgrimen los mismos planteamientos, sin que a la fecha se hayan logrado implementar. Veremos algunas razones de las debilidades de estas propuestas reiterativas.

1. “Educar a la población”.

De manera resumida, se promete que la población será educada  para que disponga adecuadamente la basura (“para que no la bote en cualquier parte”, especialmente ríos y quebradas), para que recicle y dicho con un menor énfasis, pague la tasa de aseo.

La debilidad crucial de esta propuesta resulta obvia: habría que “educar” a la población sobre qué hacer con los residuos sólidos que se acumulan en sus casas y vecindarios debido al colapso del sistema de recolección.

Hemos tenido la oportunidad de ofrecer charlas informativas a comunidades urbanas y rurales sobre las 3 NO: no botar la basura en sitios públicos, mucho menos en ríos y quebradas; no quemar la basura a cielo abierto; no enterrarla. Los argumentos, debidamente ilustrados, se enfocan en los daños potenciales a la salud y el ambiente.  El problema, planteado por los participantes, es el siguiente: “si no podemos quemar, botar en sitios públicos, ni enterrar la basura y, además, los encargados de la recolección no realizan su tarea que hacemos? Comérnosla?”.

 2.     “Comprar camiones recolectores”.

El problema, entonces, remite al principio de todo: organizar un sistema eficiente de la recolección de los residuos sólidos, sobre CAMIONESLIMPIA1cuya base puede pensarse en un plan de educación a la comunidad. En tal sentido, adquirir camiones compactadores y otro equipo como retroexcavadoras se ha constituido en el símbolo de la modernidad y solución definitiva al problema de los residuos sólidos en Panamá, desde hace dos década. Aunque no existen cifras exactas, en los últimos 20 años el país ha dedicado centenares de millones de dólares a la compra o alquiler de estos equipos.

Punto_acopio_improvisado_residuos_urbanos_PtyVarios problemas han reducido el impacto positivo de estas inversiones. Primero, el mantenimiento ha sido deficiente y en poco tiempo tales equipos terminan convertidos en chatarra. Segundo, de poco han servido para atender las áreas urbanas de clase baja, pues las características de sus vías (veredas estrechas y de trazado irregular), no permiten realizar la recolección en forma eficiente. No existe una recolección primaria planificada, utilizando equipos adecuados, que permita trasladar los residuos desde las viviendas hasta los camiones compactadores. La consecuencia es que los residuos sólidos se acumulan en lugares improvisados por los vecinos como puntos de acopio, a la espera de los camiones compactadores.

 3.     “Reciclar”.

La totalidad de los aspirantes a las Alcaldías, de todos los partidos políticos, ofrecen como una de las soluciones principales al problema señalado, el “reciclaje”. No obstante, omiten mencionar – posiblemente por desconocimiento- que en Panamá existe un número importante de empresas recicladoras las cuales realizan exportaciones millonarias de materiales reciclables. (Véase la Presentación de nuestra autoría: http://www.authorstream.com/Presentation/apronad-294001-el-mercado-de-reciclaje-en-panama-recclaje-metales-papel-exportaciones-residuos-apronad-travel-places-nature-ppt-powerpoint/).

 Los planteamientos de los políticos, en cambio, hacen referencia a experiencias de países europeos y muy especialmente Japón, sin que se explique a los electores sobre el cómo propiciar programas municipales de reciclaje cuando el sistema de recolección y transporte de los residuos sólidos está colapsado y, además, esta actividad es controlada por la empresa privada.

4. Una grave omisión … política.

Los ciudadanos esperarían de sus políticos eso: una propuesta relacionada en el campo de las políticas para un manejo adecuado de los residuos sólidos. Porque el problema de raíz es que el marco institucional panameño en este campo es un verdadero de caos. Primero, la responsabilidad por el manejo de la basura fue transferida al gobierno central, en la figura de la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario (AAUD). Pero en la práctica esta autoridad, teóricamente de alcance nacional, se ha concentrado en lidiar con el problema en la Ciudad Capital. En el resto del país la responsabilidad sigue siendo de los Municipios.

Por otra parte, la recolección, transporte y disposición final de los residuos sólidos en las principales ciudades, con excepción de la Capital, ha sido concesionada a empresas extranjeras de capital colombiana, por periodos de 25 o más años. Estas concesiones fueron otorgadas por los Municipios, antes de la creación de la AAUD, y están vigentes. Agreguemos que el Relleno Sanitario de Cerro Patacón, localizado en el Distrito Capital, fue concesionado igualmente en su momento a una empresa de origen colombiana, por el Municipio de Panamá.

Adicionalmente, la responsabilidad por la gestión y operación de los residuos peligrosos es del Ministerio de Salud (MINSA), generalmente enfocado solo en los residuos hospitalarios. El sector portuario, la Zona Libre de Colón y la Autoridad del Canal de Panamá, entre otros, cuentan con sus propios sistemas. Los grandes generadores del sector comercial y hotelero han optado por contratar empresas recolectoras privadas. En las barriadas de clase media del interior del país, la recolección es ofrecida por recolectores informales.

Y para completar este panorama, las empresas recicladoras se apoyan en una masa de recolectores informales (“pepenadores”), sin que exista una normativa específca. El déficit de legislación en esta materia, además, ha permitido el crecimientode la actividad del reciclaje en forma caótica, con elevados costos sociales y ambientales..

En este contexto caotico es prácticamente imposible poner en marcha propuestas viables para resolver el problema de los residuos solidos. ¿No sería tarea precisamente  de los políticos presentar una oferta una estrategia integral de solución al problema?

Proponer, por ejemplo, el impulso de una Ley General de Residuos Sólidos, creando Comité Nacional ampliamente representativo para colaborar con la Comisión de Ambiente y Desarrollo de la Asamblea Nacional de Diputados, en la elaboración del texto. En el Comité deberían participar representantes de las instituciones gubernamentales, el sector municipal, el sector académico, sector productivo y organizaciones de la sociedad civil. Véase al respecto: http://es.scribd.com/doc/28925693/Legislacion-Residuos-Solidos-Panama

Guía para la planificación municipal en agua y saneamiento

febrero 1, 2013

La “Alianza por el Agua” ha preparado la Guía para la planificación municipal en agua y saneamiento: orientaciones y experiencias enPortada_Guia_Municipal_AguaSaneamiento el contexto centroamericano.

Durante los meses de febrero y marzo en Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua se realizarán talleres de presentación y profundización de la Guía de planificación municipal en agua y saneamiento: fases de la planificación y herramientas para su implementación.

Los autores indican que el propósito de la guía es dar orientaciones para poder construir un plan estratégico municipal en agua y saneamiento, proporcionando herramientas que sirvan a losgobiernos locales para que cumplan de manera eficaz sus funciones y responsabilidades en este tema.

La Guía, afirman, es un instrumento que permite construir un plan estratégico, elaborado participativamente, para que la municipalidad y los actores sociales tengan ordenadas las acciones y proyectos que se deberían de realizar en los próximos años, con el fin de conservar y utilizar de manera adecuada sus recursos hídricos.

La Guía tiene 96 páginas profusamente ilustradas. Se puede descartar aquí: Guia_Municipal_AguaSaneamiento (8.6 Mb aproximadamente).

Compromiso para la Conservacion de la Cuenca del Rio Parita, Panama

marzo 11, 2011

Ing. Osvaldo Solís.

apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

Una representación de APRONAD fue recibida en la Sesion del Consejo Municipal de Parita, Provincia de Herrera, para evaluar posibilidades de acciones conjuntas dirigidas a impulsar la protección y conservación de la Cuenca del Río Parita.

La cuenca del río Parita presenta una situación ambiental crítica, en sus secciones alta, media y baja, producto de actividades humanascomo la deforestación, las quemas, la cacería y la contaminación; con consecuencias de erosión de suelos, pérdida de biodiversidad, bajos caudales, inundaciones y contaminación de sus aguas; lo que ésta afectando la producción agropecuaria, y el abastecimiento de agua potable de diversas poblaciones, a lo largo del río Parita. Por lo cual, es importante, involucrar a las poblaciones locales en actividades que contribuyan a mejorar las condiciones ambientales de la cuenca del río Parita, con el fin de permitir la recuperación de los ecosistemas, evitar la falta de agua en la época de verano, y las inundaciones, en el período lluvioso, y asegurar un abastecimiento de agua potable para los habitantes de la zona.

Durante la Sesión, los concejales se comprometieron a identificar, en conjunto con APRONAD, al menos 4 organizaciones comunitarias localizadas en las riberas del Rio Parita, para la elaboración e implementación de Proyectos Comunitarios relacionados con la reforestación, la zoocría, agricultura sostenible, turismo comunitario y apoyo a organizaciones jóvenes que desarrollan acciones de sensibilización ambiental.

En las proximas semanas se estará realizando Talleres Comunitarios de identificación y priorización de problemas, así como destinados a la formulación participativa de los proyectos.

Panamá: por la ruta de las incineradoras de basuras

abril 12, 2010

Francisco Rivas Ríos.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

Voceros del Gobierno de Panamá han informado que una Comisión de Alto Nivel prepara un proyecto para instalar en el país una “Red” de incineradores en el territorio nacional, como alternativa para la disposición final de los residuos sólidos. El anuncio se produce, en momentos en que el país se encuentra virtualmente inundado de basuras, configurando una situación crítica para la salud de la población.

Este artículo pretende poner en perspectiva, la solución ofrecida por las autoridades gubernamentales panameñas.

La incineración de residuos sólidos.

Las técnicas de tratamiento térmico de residuos se dividen en dos grandes categorías: 1) aquellas en las que los residuos se queman en presencia de oxígeno, es decir, las técnicas de incineración; y 2) aquéllas en las que los residuos los residuos se someten a altas temperaturas en ausencia de o con poco oxígeno, de modo que no hay combustión directa, es decir, las técnicas de pirólisis (a veces denominada termólisis) y la gasificación.

La técnica de incineración fue necesaria en los países con alta densidad demográfica y que carecen de terrenos apropiados para los rellenos sanitarios. Además, en la medida que avanzó la industrialización la composición física de los residuos varió, aumentando el porcentaje de los materiales combustibles. La incineración permite destruir casi totalmente los COPs y los gérmenes patógenos, siempre y cuando se cumplan con las 3 Ts para una buena combustión: Temperatura, Tiempo y Turbulencia en presencia de suficiente oxígeno.

En años recientes se han desarrollado nuevos métodos para la combustión de residuos sólidos municipales. Inicialmente las basuras se compactan o muelen y luego se incineran en una planta especialmente diseñada. El primer paso del proceso consiste en realizar una desgasificación a temperaturas más bajas y con bajos o cero niveles de oxígeno (pirolisis). En un segundo paso, las  altas temperaturas permiten la vitrification de los residuos de la combustión y ofrece alguno las posibilidades de la destrucción controlada de la basura contaminada con los productos químicos enumerados en el anexo C del Convenio de Estocolmo.

Desde hace 10 años distintas empresas han intentado formalizar sin éxito contratos con Municipios de Panamá, para el establecimiento de plantas incineradoras. Las ofertas mas recientes consisten en la instalación de Cámaras de Conversión por Plasma (CCP), utilizando la tecnología del “arco de plasma”.

De acuerdo con la información proporcionada por una de estas empresas, en las CCP el gas que se usa para producir el Plasma es aire tomado de la atmósfera. Se hace pasar el aire través de un campo eléctrico para ionizarlo y llevarlo al “estado de Plasma”, el cual conduce electricidad. La intensidad del Plasma alienta y separa las uniones moleculares (“disociación molecular”), y reduce todas las moléculas a los átomos que las componen. Los átomos que se disocian en estado sólido alcanzan reducción volumétrica de hasta 600 a 1. Los átomos que se disocian en gas se incorporan al Gas de Síntesis al que denominan Gas Convertido por Plasma (GCP).  A continuación que ilustra el proceso de la Cámara.

Pros y contra de la tecnología de incineración

Quienes promueven esta tecnología afirman que la Cámara:

  • Puede procesar PCB’s y otros materiales altamente contaminantes, sin necesidad de hacer separación.
  • Procesar neumáticos usados obteniendo altos rendimientos energéticos.
  • Procesar simultáneamente desechos médicos (RPBI’s) y medicamentos obsoletos.

La viabilidad económica de esta alternativa se presenta de la siguiente forma:

Independientemente de las críticas a esta alternativa, no es menos cierto que una planta de esta índole podría resolver el problema de no contar en el país con una tecnología adecuada para la eliminación de los residuos de PCB, DDT, Lindano y otros plaguicidas obsoletos y peligrosos. Anteriormente afirmamos que la completa eliminación de los residuos de PCB inventariados (84,261 kg aceite dieléctrico y 105,065 Kg de carcachas = 189,326 kg),  tendría un costo ponderado de entre $USA 870, 900 a  1,230,619. Y que 316,658 Lbs. de DDT, Lindano y plaguicidas obsoletos contaminados con DDT, identificados por el Inventario Nacional de Plaguicidas COPs, requeriría de una inversión aproximada de $USA 1,345,796, para ser eliminados fuera del país.

Los partidarios de esta tecnología de última generación (que ellos alegan no es incineración), enumeran estas ventajas:

  • Un horno a plasma es un “devora todo” ya que fue originalmente diseñado para la destrucción de materiales tóxicos, armamentos químicos, asbestos, etc. Eso abre la posibilidad de reciclar los RSU ya vertidos (compatibilidad con 3R).
  • Las instalaciones de tecnología de plasma no tienen chimeneas altas ni se parecen a un basurero. La totalidad del proceso está circunscrito dentro un edificio agradable a la vista.
  • Generación eléctrica entre 80MW y 160MW (2000 ton/día, depende de composición de los residuos).
  • No hay cenizas, se acaba con el vertedero y con la contaminación de suelo y aguas.
  • Emisiones al aire aproximadamente 10 veces menos que las incineradoras aunque los metales volátiles necesitan tratamiento adicional.
  • Dioxinas <0,01ng/Nm3-TEQ (25/ton/dia MSW, Yoshii, Japón desde 1999), 100 veces menos que las incineradoras.
  • CO2 por MW <50% de las incineradoras (cumplimiento del protocolo Kyoto).
  • Generación de hasta 40.000m3 por día de agua pura usando la tecnología MED.
  • En horas de poca demanda eléctrica se pueden producir syngas, etanol, metanol, o hidrógeno, en grandes cantidades. Etanol se añade a la gasolina para reducir las emisiones al aire por el parque automotor.
  • Es una operación estética, limpia, no hay malos olores.
  • Es una tecnología emergente, hay varios modos de financiación que no se ofrecen a las incineradoras. Hay pólizas de seguro para eliminar los riesgos.

Greenpeace y GAIA[i] por su parte, consideran que las tecnologías de gasificación, pirólisis y plasma calientan los materiales residuales a altas temperaturas, creando residuos gaseosos, sólidos y líquidos; los gases luego se someten a combustión, un proceso que emite contaminantes peligrosos.

Afirman que la Unión Europea considera a estas tecnologías como “incineración”, y que las mismas están siendo consideradas en EEUU para el tratamiento de residuos hospitalarios, urbanos y peligrosos, “lo cual podría revertir décadas de avances en la prevención de la contaminación, la prevención de la generación de residuos y el reciclaje”  Es decir para Greenpeace y otros expertos, las tecnologías de gasificación, pirólisis y plasma son técnicas de incineración de nueva generación.

Se han formulado las siguientes críticas:

a)       Algunas compañías sostienen que estas tecnologías son “libres de contaminación” o tienen “cero emisiones”, pero se ha demostrado repetidamente que estas declaraciones no son ciertas. Desde 2003 numerosas propuestas de instalación de plantas de tratamiento de residuos que pretendían utilizar tecnologías de arco de plasma, pirólisis, craqueo catalítico y gasificación no lograron obtener la licencia final para operar debido a que lo que las empresas declaraban no correspondía con la evaluación pública y gubernamental. Las empresas que usan o promocionan estas tecnologías sostienen que no son incineradores, ignorando el hecho que los gases tóxicos creados por el calentamiento de residuos son, de hecho, sometidos a combustión-incineración.

b)      Estas tecnologías requieren una alta cantidad de energía para operar, y de hecho algunas plantas han consumido más energía en sus operaciones que la que podían producir. Como en el caso de los clásicos incineradores y rellenos, el ahorro de energía que implica la prevención de la generación de basura y el reciclaje es probablemente mayor que la cantidad de energía que producen estas plantas de tratamiento y disposición.

c)       La viabilidad financiera y técnica de estos incineradores es cuestionable. La única planta de tratamiento de residuos hospitalarios en EEUU que utiliza arco de plasma (Hawaii Vitrification Facility operada por Asia Pacific Environmental Technologies) ha tenido serios y repetidos problemas operativos, y también varias violaciones a los permisos. Una planta de gasificación de RSU más grande (Thermoselect, ubicada en Alemania) cerró tras haber operado solo unos pocos años con crónicos problemas técnicos y pérdidas de US$500 millones.

d)      Si bien parece que la gasificación y la incineración reducen bastante el volumen de la basura, en realidad ninguna tecnología puede hacer desaparecer nada. La materia no puede ser creada ni destruida, solo transformada. El gas, el humo, los residuos líquidos y sólidos que emite una planta contendrán la misma materia que los materiales sólidos que ingresan en la planta. La materia en forma de gas y partículas saldrá por la chimenea, las cenizas tóxicas y los residuos sólidos deberán ir a un relleno, y los residuos líquidos también tendrán que ser manejados.

La incineración de vieja generación, por su parte, ha sido evaluada desfavorablemente por varias razones. Un primer argumento es que la incineración se contrapone a las Mejores Prácticas Ambientales (MPA),  pues reduce el incentivo a los gobiernos a invertir en programas de reciclaje o en cualquier otra MPA, encerrando a la comunidad en el sistema, durante el tiempo que se termine de pagar la enorme inversión realizada para instalar el incinerador. Por consiguiente, los incineradores actúan contra la responsabilidad del consumidor y del productor en la minimización de la generación de residuos. De algún modo legitiman la generación de residuos (el representante de una empresa incineradora en Panamá reconoció que a mayor generación de residuos mayor rentabilidad).

Otros argumentos cuestionan la rentabilidad de los subproductos. La generación de electricidad, por ejemplo, es muy costosa (de 2 a 4 veces más que la energía convencional) y  también implica la quema de combustibles fósiles en la forma de plásticos; un producto hecho a base de petróleo y que tiene alto valor calorífico. Para recuperar energía de una corriente de residuos de forma eficiente se requieren residuos con alto valor calorífico. Esto significa que para recuperar energía se necesitan residuos como el plástico y también combustibles. Por ende, no es del todo cierto que la energía que se extrae de los residuos sea energía renovable.

Por otra parte, las comunidades con incineradores necesitan, de cualquier modo, rellenos para verter cenizas y residuos no incinerables. Las cenizas pueden representar en peso alrededor del 25% de la producción de un incinerador, y deben ser vertidas en rellenos, por consiguiente, la incineración necesita obligatoriamente estar acompañada de rellenos sanitarios. Finalmente, existen dos tipos de desechos no incinerables: materiales voluminosos que no caben en el incinerador, y residuos recolectados que no pueden ser quemados cuando el incinerador está parado por mantenimiento de rutina programado o no. Estos materiales generalmente necesitan ser vertidos en los rellenos sanitarios.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha agregado otras consideraciones:

  • Se necesitan técnicos bien calificados, que son escasos en el ámbito de las comunidades latinoamericanas.
  • Su operación y mantenimiento son complejos y presentan muchos problemas.
  • No es flexible cuando se requiere incinerar grandes cantidades adicionales.
  • Se requiere combustible auxiliar a causa del alto contenido de humedad, lo que se traduce en un bajo poder calorífico para los residuos sólidos de la Región; esto aumenta considerablemente los costos de tratamiento.
  • Se requieren equipos de control para evitar la contaminación del aire, ya que ningún incinerador deja de emitir contaminantes.

Un comentario final. Como se observa en la Tabla de Costos/Ingresos la empresa omitió proporcionar información sobre el ítem “Cuotas por disposición”, indicando que está pendiente de consideración. Se trata de una omisión crítica, pues se refiere ni mas ni menos, al costo para los usuarios domiciliarios, comerciales e industriales, por tonelada tratada  en la Planta de Conversión de Plasma.

Este tema es sumamente delicado, pues la forma en que las empresas promocionan sus plantas consiste en afirmar que sus ganancias se obtienen del material procesado, sin costo alguno para los municipios, incluso con un beneficio económico (en algunos casos incluso ofrecen donar equipo de recoleccion a los municipios).

Lo cierto es que en sus estructuras de costos está incluido el precio por tonelada ingresada a la Planta, pero generalmente este dato se mantiene como una informacion “confidencial”, por el impacto  que tendrá inexorablemente en la tasa de aseo y las repercusiones negativas en la opinion pública.

La Planta incineradora, por otra parte, requiere de economía de escala. Se estima que 2,000 toneladas/dia son requeridas en consideracion a su capacidad instalada y la relacion costo/beneficio. Pero el Distrito Capital de Panama está generando no más de 1,200 ton/dia y todo el país dificilmente produce 4,500 ton/dia. Esto obligaría a trasladar los RSU de  grupos de municipios a una sola Planta con dos situaciones previsibles: a) dificultades para estructurar en el corto plazo un sistema de recolección y transporte intermunicipal, considerando el colpso actual del sistema; y b) dificultades de los municipios para sufragar tasas por tratamiento final de los residuos, por carencias financieras, considerando la imposibilidad de incrementar de manera sustancial la tasa de aseo a los usuarios o de realizar un cobro efectivo, por la generalizada cultura del “no pago”. Queda la posibilidad, obviamente, que el estado panameño termine subsidiando a la empresa propietaria de la planta incineradora.


[i] Greenaction for Health and Environmental Justice/ Alianza Global para Alternativas a la Incineración (GAIA), Incineradores disfrazados. Estudios de caso sobre el funcionamiento de las tecnologías de gasificación, pirólisis y plasma en Europa, Asia y Estados Unidos, abril de 2006, disponible en: http://www.greenaction.org/incinerators/documents/IncineradoresDisfrazadosestudiosdecaso.pdf

Marco Juridico de los Residuos Solidos en Panama

marzo 25, 2010

 

Francisco Rivas Ríos.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

 A partir de 1999, la totalidad de los municipios de Panamá, tienen la responsabilidad por el manejo de los residuos sólidos, realizando las tareas de recolección, transporte, tratamiento y eliminación.  Algunos municipios han transferido esta responsabilidad, total o parcialmente, a la empresa privada.  La Constitución Política de la República vigente, modificada en 2004, fortaleció el rol de los municipios –  de conformidad con el principio de la descentralización del estado -, con lo cual se consolidaron las competencias municipales en la gestión de los residuos sólidos. El estado, por medio del Ministerio de Salud, se ha reservado la gestión de los residuos sólidos peligrosos. Esta situacion ha cambiado en el año 2010, con la creacion de la Autoridad de Aseo Urbano Domiciliario (AAUD), bajo jurisdiccion del Poder Ejecutivo, la cual asume todas las funciones relacionadas con la recolección, transporte y disposicion final de los residuos solidos.

Si bien es cierto, el Poder Ejecutivo ha emitido varios Decretos para hacer frente a temas específicos, como lo son los rellenos sanitarios y los residuos peligrosos, y el Poder Legislativo ha emitido leyes que han tocado algunas aristas  del problema en la Ley General del Ambiente, el país carece de una ley general de residuos que venga desarrollar los principios contenidos en la normativa internacional que ha sido ratificada por la Asamblea Nacional (especialmente el Convenio de Estocolmo sobre los Contaminantes Orgánicos Persistentes); que  integre la normativa que hoy se encuentra dispersa y la actualice en términos técnicos, científicos y económicos; que integre principios modernos de responsabilidad ambiental, civil y penal y aclare las inconsistencias actuales en materia de competencia institucional, principalmente entre l Ministerio de Salud (MINSA) y los Municipios.

En este artículo se sugieren alternativas para resolver las deficiencias que muestra Panamá en materia de legislación sobre la gestión de los residuos sólidos.

Leer el documento completo (pdf): Legislacion_residuos_solidos_panama

ANALISIS DE ALTERNATIVAS AL PROBLEMA DE LOS RESIDUOS SOLIDOS EN PANAMA

noviembre 20, 2009

 

Francisco Rivas Ríos.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

El Ministerio de Salud (MINSA) de Panamá ha establecido que “como resultado de las encuestas realizadas a los alcaldes y comunidades a nivel nacional”, existe una amplia aceptación a los rellenos sanitarios para darle una solución a la problemática de salud ambiental de las comunidades[1].. A pesar de lo cual, el documento preparado por el MINSA reconoce también que “este tipo de solución genera oposición de la población aledaña al mismo sitio de ubicación del Relleno Sanitario”. Una evidente contradicción que trataremos de explicar en este apartado Leer más

La Crisis de los Residuos Sólidos en Panama

octubre 31, 2009

 

Francisco Rivas Ríos.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

Un estudio realizado por la OPS en 2001, concluyó que la generación per cápita de los residuos sólidos en Panamá era de 1.34 kg/hab/día, incluyendo los residuos domésticos, los de origen comercial e industrial y los procedentes de los establecimientos de salud.

La ANAM estima una generación de 2,600 ton/día[1] de residuos municipales en el territorio nacional. El 76% de los residuos se generan en tres provincias: Colón, Chiriquí y Panamá. En la Comarca Gnâbe – Buglé se generan 104 toneladas diarias.

La generación per cápita nacional diaria de residuos sólidos es de 0.81% kg, mientras que en los Distritos de Panamá, Colón y San Miguelito, la generación es de 1/kg/hab/día. Las ciudades de Panamá y de San José, Costa Rica son las que poseen las de generación per cápita, más altas de la región centroamericana.
A %d blogueros les gusta esto: