Archive for the 'plaguicidas' Category

Salud y Medio Ambiente: resoluciones de la Asamblea de la ONU

diciembre 9, 2017

La Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el máximo órgano mundial de toma de decisiones ambientales, se reunió en Nairobi, Kenia, del 4 al 6 de diciembre de 2017, con la contaminación como tema principal. La Asamblea se reúne cada dos años para definir las prioridades de las políticas ambientales globales y desarrollar la legislación internacional relacionada.

En esta ocasión fueron abordados los siguientes temas: contaminación del agua, de la tierra y marina, y gestión segura de desechos y de químicos.

1. Productos químicos y desechos (principalmente los plaguicidas).
La Asamblea instó a los Estados miembros a que intensifiquen los esfuerzos encaminados a lograr, de aquí a 2020, el objetivo de la gestión ambientalmente racional de los productos químicos y de todos los desechos a lo largo de su ciclo de vida. Subrayó la importancia para la salud humana y el medio ambiente, incluida la diversidad biológica, de evitar y reducir al mínimo los riesgos que plantean las sustancias químicas nocivas en productos y materiales.

Invitó a los Estados miembros a que aumenten la concienciación sobre los riesgos que la mala utilización de fertilizantes y plaguicidas plantea para la salud humana, animal y ambiental, así como a que promuevan medidas para hacerles frente.

En tal sentido invitó a los Gobiernos, las organizaciones intergubernamentales, el sector privado, las organizaciones no gubernamentales y los círculos académicos a que sigan elaborando y aplicando estrategias de comunicación sobre los riesgos causados por los productos químicos y los desechos, así como a que promuevan y faciliten el acceso a la información sobre esos riesgos.

Este es un problema de la mayor importancia para Panamá, tanto por la aplicación masiva de agroquímicos como por la práctica contaminante de enterrar o quemar los envases vacío.  Anteriormente se impulsó el Proyecto del Triple Lavado de los envases plásticos vacíos de plaguicidas que se desarrolla por medio del Convenio MIDA-ANDIA. La técnica consiste en un enjuague o lavado del envase en tres ocasiones y vertiendo su mezcla al tanque de aplicación o directamente al equipo de aspersión. Luego, se procede a la perforación del envase para inutilizarlo. Esta acción contribuye a disminuir los riesgos de la presencia de residuos de plaguicidas en los envases. Ver: Alternativas de Solucion al Problema de los Residuos de Envases Vacios de Plaguicidas en Panama.

UsoPlaguicidasPty

2. Clima: cambio climático y su impacto en la salud.
Reconoce el probable mayor riesgo de enfermedades transmitidas por vectores debido al cambio climático, observando el incremento documentado de los riesgos de algunas enfermedades transmitidas por vectores, y la necesidad de un enfoque preventivo e integrado de colaboración entre el PNUMA y la OMS a este respecto.

3. Diversidad biológica: pérdida de la biodiversidad y su impacto en la salud.
Reconoce que la pérdida de diversidad biológica es un multiplicador de riesgos para la salud, que entre otras cosas agrava los problemas ambientales, y destaca además los beneficios para la salud y el bienestar derivados de la protección y restauración de la diversidad biológica, los ecosistemas y sus servicios.

Reconoce que las personas, los animales, las plantas y la salud de los ecosistemas son interdependientes; a este respecto, pone de relieve el valor del enfoque integrado “Una salud”, que promueve la cooperación entre la conservación del medio ambiente y los sectores de la salud humana, sanidad animal y vegetal.

Alienta a los Estados miembros e invita a las organizaciones pertinentes a incorporar la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica, a fin de aumentar la resiliencia de los ecosistemas, en particular mediante la adopción de medidas para detener la pérdida de diversidad biológica, y a que promuevan la coordinación entre las políticas y medidas orientadas a mejorar la conservación de la diversidad biológica, la seguridad alimentaria y la salud humana como una importante salvaguardia de la salud y el bienestar humano futuros centrada en los sectores pertinentes.

4. Contaminación ambiental y resistencia a los antimicrobianos.
Reconoce que la resistencia a los antimicrobianos constituye en la actualidad una amenaza y un desafío cada vez mayor para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible de todos los países.

Subraya la necesidad de comprender mejor el papel de la contaminación ambiental en el desarrollo de la resistencia a los antimicrobianos, la escasa disponibilidad y uso de la vigilancia ambiental de los antimicrobianos de origen antropogénico y las pocas herramientas para llevar a cabo esa vigilancia, así como la escasa comprensión de los efectos a largo plazo de los antimicrobianos en el medio ambiente sobre la salud de los seres humanos, los animales, las plantas y los ecosistemas.

Observa que la salud de los seres humanos, los animales y las plantas y el medio ambiente están interrelacionados, y que abordar el desarrollo y la propagación de la resistencia a los antimicrobianos requiere a efectos prácticos un enfoque holístico y multisectorial.

5. Consumo y producción sostenibles.
Subraya que el consumo y la producción sostenibles, la eficiencia en el uso de los recursos, los enfoques que tienen en cuenta el ciclo de vida, la financiación sostenible y otros enfoques intersectoriales, incluidos los financiados por distintos Gobiernos, como la economía circular, la gestión sostenible de los materiales y las “3 erres” (reducir, reutilizar, reciclar), proporcionan soluciones preventivas clave en todos los niveles del sistema para hacer frente a la contaminación y, de ese modo, mejorar de manera sinérgica la salud y el medio ambiente.

Pone de relieve la importancia de la educación, el aprendizaje permanente y la sensibilización de la opinión pública, en particular mediante la adopción de medidas destinadas a proporcionar información sobre la sostenibilidad de los productos a fin de subrayar la responsabilidad compartida de todos los interesados, incluida la industria.

Estas directrices tienen una especial importancia para Panamá, por los altos niveles de consumo de la población, resultado de una economía basada en las importaciones con una escasa base agroindustrial. El masivo ingreso de bienes de consumo, apoyado por una publicidad que induce al consumismo, las debilidades de la autoridad gubernamental encargada de velar por su calidad (AUPSA), el contrabando, entre otros factores, configuran una situación preocupante para la salud de los panameños.

"Batalla" por conseguir un pavo en navidad

“Batalla” por conseguir un pavo en navidad

 

Anuncios

Alternativas al problema de los contaminantes en Panama

noviembre 22, 2015

Francisco Rivas Rivas.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

Se presenta una recopilación de medidas específicas para enfrentar las graves consecuencias para la salud y el ambiente causadas por los Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs). Un tema estudiado desde hace 10 años pero que no forman parte de las políticas ambientales gubernamentales.

panama_1

Los contaminantes orgánicos persistentes están asociados a los altos índices de enfermedades crónicas degenerativas (cáncer, diabetes, malformaciones, etc.) que afectan a la población panameña y causan grandes erogaciones económicas a las instituciones de seguridad social y sanitarias.

La estrategia gubernamental consiste en realizar inversiones en la medicina “curativa” (hospitales, clínicas especializadas),  pero con total abandono a la prevención. La incineración a cielo abierto de los residuos sólidos en todo el territorio nacional, la existencia de bifenilos policlorados (Pcb) en gran parte de los transformadores eléctricos en uso o los desechos de la carcasa que se almacenan; así como las áreas contaminadas con plaguicidas Cops, son los principales problemas que continúan sin resolverse con el paso de los años.

cfe

Este ensayo señala una serie de medidas prácticas urgentes para la solución del problema. Puede consultarse Solución al problema de los contaminantes en Panama

Efectos socioambientales derivados de la utilización de plaguicidas

agosto 17, 2015

Consecuencias paraFrancisco Rivas Rivas.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

Por la vía de IPEN hemos recibido el trabajo titulado “Fases en el proceso histórico de utilización y percepción de los efectos socioambientales derivado de la utilización de plaguicidas. De la invisibilización a las disputas en los territorios en conflicto”, presentado por  Javier Souza Casadinho,  Coordinador Regional de la Red de Acción en plaguicidas  sus  Alternativas de América Latina. RAPAL, en las XI Jornadas de Sociología de la UBA. Facultad de Ciencias Sociales Coordenadas contemporáneas de la Sociología.

El Resumen del Trabajo es el siguiente:

La actividad agraria se halla dominada por un proceso creciente de artificialización de la naturaleza. Los ciclos, flujos y relaciones naturales han sido reemplazados por capital; semillas mejoradas, plaguicidas y fertilizantes.  Este proceso ha elevado los requerimientos de capital monetario y además posee un importante impacto social, ambiental y cultural. Este trabajo posee el objetivo de analizar el proceso histórico de utilización de plaguicidas haciendo hincapié en las diferentes fases del mismo en relación  a la visualización de la problemática, el eje de las discusiones, los actores participantes, las acciones y logros.

Para realizar esta presentación se utilizaron datos de diferentes investigaciones de campo realizadas en las provincias de  Misiones, Buenos aires, Catamarca  y Santiago del Estero las cuales incluyeron entrevistas a productores e informantes claves, asistencia a reuniones y lectura de material específico. Aunque pareciera ser un proceso reciente, a la luz de las discusiones y presencia en los medios de difusión y ámbitos académicos, la problemática del uso de plaguicidas y sus consecuente impacto socio ambiental es un proceso de larga data que se fue re- significando en el tiempo, relacionado con modificaciones en los componentes de estructura agraria pero también con cambios y disputas en los territorio en conflicto.

Este trabajo posee el objetivo de analizar el proceso histórico de utilización de plaguicidas haciendo hincapié en las diferentes fases del mismo en relación a la visualización de la problemática, el eje de las discusiones, los actores participantes, las acciones y logros. A su vez se relacionara el proceso de utilización de estos productos químicos con los procesos de desarrollo agrario y dentro de ellos las políticas públicas

El ensayo completo puede consultarse aquí: RESmesa61souza casadinho,doc.docx

La historia secreta de la contaminación y la EPA

marzo 21, 2015

Hemos recibido de Fernando Bejarano G. su artículo “La historia secreta de la contaminación y la EPA  un libro de E.G Vallianatos y McKay Jenkins”. El artículo lo envió Bejarano G a través de npogroups.org para IPEN, el 10 de marzo de 2015.

El libro de E.G Vallianatos y McKay Jenkins, comenta Fernando Bejarano, centra su atenciónPoisonSpring principalmente en el caso de los plaguicidas con numerosos ejemplos del fallo de la EPA y la complicidad con la industria química durante las administraciones de los presidentes Ronald Reagan (1981-89), George H W Bush (1989-83), Bill Clinton (1993-2001), George W Bush (2001-2009) e incluso de la administración actual de Barack Obama. Como es conocido, la misión de la  Environmental Protection Agency (EPA) de los Estados Unido consiste en proteger la salud de los seres humanos y el medio ambiente.

Con el título de Poison Spring: The Secret History of Pollution and the EPA, el libro de E.G Vallianatos y McKay Jenkins, puede ser adquirido en Amazon en esta dirección: http://www.amazon.com/Poison-Spring-Secret-History-Pollution/dp/1608199142

A continuación el artículo de Fernando Bejarano.

La historia secreta de la contaminación y la EPA un libro de E.G Vallianatos y McKay Jenkins
Fernando Bejarano G.

“Escribí este libro para contar la historia de lo que aprendí en la Agencia de Protección Ambiental, donde trabajé de 1979 al 2004. Esta historia-secreta, exasperante, y trágica- explica por qué y cómo la industria química y otras han capturado a la EPA y la han convertido de una agencia de protección ambiental a una agencia de protección a los contaminadores”. Así empieza el libro de E.G. Vallianatos que trabajó durante 25 años como “generalista” en la Oficina de Programas de Plaguicidas de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) en Estados Unidos. Se trata de un testimonio de primera mano que nace de su experiencia personal y de la consulta de miles de documentos gubernamentales a los que tuvo acceso (memorándums, cartas, estudios, informes y notas), algunos rescatados antes de ser destruidos; así como de participar en innumerables reuniones con científicos y personas involucradas en la política pública, según apunta el autor principal en el prólogo junto con el periodista ambiental McKay Jenkins.
Los autores no se andan con rodeos y nos advierten “La Oficina de Programas de Plaguicidas, la organización más grande de la EPA, donde realicé la mayor parte de mi trabajo, está esencialmente en manos de la industria química global de los plaguicidas, y esto ha sucedido bajo las administraciones republicanas y demócratas. La EPA se convirtió en un lugar donde la ciencia honesta ha sido reemplazada por “evaluaciones de riesgo” y “análisis costo-beneficio” deshonestas, que sirven ambos como una delgada cubierta burocrática para poner los intereses de la industria por delante de la salud pública y el ambiente”.
Evagellos Vallianatos, es un estadounidense de origen griego, con formación como zoólogo en la Universidad de Illinois, con un doctorado en historia en la Universidad de Wisconsin en 1972 y estudios postdoctorales en historia de la ciencia en Harvard. Ha escrito también interesantes artículos y libros sobre el impacto de la industrialización de la agricultura y las raíces agrarias de la democracia en la Grecia Antigua, ver http://www.vallianatos.com/?page_id=3
Los autores señalan cómo la industria química opera detrás de organizaciones de fachada como la American Chemical Society, el Toxicology Forum, la American Crop Protection Association ó la Asociación de Productores de Maíz de Iowa, formando poderosos grupos de interés que influyen en el Congreso Como se contribuye con jugosas donaciones a las campañas de ciertos congresistas y como se aceita “la puerta giratoria” entre la industria y el gobierno en la que personas claves del sector privado pasan a ocupar lugares importantes en las oficinas de regulacil sector privadooy el gobierno en industria pasa a ocupar lugares claves en las oficinas de regulaci1972 y estudios postdoctioraón y viceversa, del gobierno pasan a las empresas que antes regulaban. Fenómeno que ha durado décadas y que inició con el primer director de la EPA, Ruckelshauss, designado por Richard Nixon en 1970, que pasó al terminar su servicio público a ocupar puestos directivos de poderosas compañías madereras como la Weyerhaeuser; regresando a la EPA 10 años después cuando lo llamó Reagan, saliendo después otra vez para ocupar jugosos puestos en Monsanto, Cumming Engine Company, American Paper Institute y otros grupos de empresas que cabildean para el debilitamiento de la leyes ambientales.
En un capítulo titulado “El pantano: el gran negocio de la ciencia fraudulenta”, se describe el caso de los Laboratorios Industriales Bio-Test ó IBT que falsificó de manera fraudulenta información científica en pruebas con animales durante 25 años y que fue contratada por algunos de las empresas químicas más ricas y poderosas, como Monsanto, para probar sus productos. “ De hecho, oficiales tanto de la EPA como del Departamento de Justicia que fueron responsables de la investigación y persecución de los crímenes cometidos por IBT de manera deliberada decidieron no ir después por las corporaciones como Monsanto y Chevron que se beneficiaron de los crímenes de IBT. Si lo hubieran hecho, el caso de IBT pudo haber cerrado un largo segmento de la industria química americana”. Sólo en el caso de los plaguicidas los laboratorios IBT falsificaron información de por lo menos 212 ingredientes activos, lo que significan miles de formulaciones posibles en Estados Unidos y el mundo. En 1981, la EPA calculó que cerca del 65% de los estudios de estos laboratorios debían considerarse inválidos. El escándalo fue enorme pues se calcula que cerca del 40% de todas las pruebas del agronegocio industrial y de la industria química, contrataron servicios del IBT, según afirman estos autores.
Más allá de las historias particulares del caso de IBT y otros dos casos en Texas y Pensylvania, los autores señalan “ El tema mayor que está detrás es, por supuesto, el conflicto de interés inherente en una situación en la que laboratorios privados pagados por la industria química hacen las pruebas en las que se basa el gobierno para proteger al público”. Y al final del capítulo afirman “La contratación de laboratorios aún domina las pruebas de las sustancias químicas, y son frecuentes ahora como lo fueron antes. Las empresas privadas no la EPA contratan a estos laboratorios para probar sus productos.” Es decir, primero se restringe el presupuesto de la EPA, se desmantela su biblioteca y se reducen el numero de sus laboratorios, y luego se privatizan los servicios, algo parecido a lo que ha estado pasando en otros países que han adoptado el modelo neoliberal estadounidense. Es con base en la información de la industria que la EPA evalúa los riesgos a la salud y el ambiente en un balance que debe hacer con los beneficios. El conflicto de intereses en el proceso de evaluación de riesgos de la EPA ha sido descrito con mayor detalle por otros científicos ejemplificando el caso de la evaluación de atrazina sobre los anfibios, en un artículo reciente publicado en BioScience en diciembre del 2014.
No nos da el espacio para contar con mayor detalle los otros ejemplos que se describen en los diversos capítulos del libro: como la EPA baso por muchos años su política sobre dioxinas basado en estudios de Monsanto que científicos de la EPA acusaron de ser fraudulentos en los conflictos causados por la exposición al “agente Naranja “(mezcla de los herbicidas 2,4, 5 T más 2,4 D) en los veteranos de la guerra de Vietnam y la posterior negociación política con Dow para no prohibir y dejar libre al 2,4-D; la investigación sobre los efectos neurotóxicos entre los trabajadores agrícolas que fue financiada primero y luego suspendida por la EPA en el estudio de los efectos del paratión metílico y otros organofosforados; el problema de los insecticidas neonicotinoides y la muerte de millones de abejas; el problema de la contaminación del agua por plaguicidas como aldicarb, atrazina y muchos otros en Iowa, entre otros estados; el estudio financiado por la EPA que encontró la presencia de clorpirifos y pentaclorofenol en la orina de las poblaciones de latinos de Estados Unidos, en tiempos de Reagan; los problemas de las fumigaciones aéreas y su deriva. Hasta terminar en los tiempos actuales del Presidente Obama y la protección de los intereses de las transnacionales con los cultivos transgénicos y el aumento de herbicidas como glifosato y 2,4-D, y los problemas de la fracturación hidráulica y el uso de cientos de sustancias químicas tóxicas, con la complicidad de la EPA.
Vallianatos y Jenkins proponen en las conclusiones que para que la EPA defienda realmente el interés público de la salud y el medio ambiente debe ser un organismo independiente,“ políticamente neutral” para no estar comprometida con los intereses de la Casa Blanca o el Congreso y menos con la industria. Sugiere que el director de la EPA sea una persona con gran integridad moral y credenciales científicas, nombrado por 10 años, a la que se pueda garantizar recursos que permitan a los científicos reconstruir los laboratorios, bibliotecas y capacidades de investigación, limitando los contactos con los cabilderos de la industria y poniendo plazos para que sus empleados no trabajen en la industria al salir de este organismo. Además plantea la necesidad de cambiar la política y apoyar a la agricultura familiar y las alternativas como la agricultura orgánica, en lugar de las grandes corporaciones que controlan la agricultura industrial en Estados Unidos.
En resumen, un libro que vale la pena ser leído que documenta cómo la ciencia y las regulaciones gubernamentales pueden ser corrompidas y manipuladas por los intereses de las grandes corporaciones, especialmente en la era del neoliberalismo en los Estados Unidos, aunque el autor no usa este concepto. Es un libro testimonial con la narración de una serie de hechos documentados más que un trabajo con pretensión académica, pues no hace uso de un marco analítico más amplio sobre el sistema económico o político donde se inserta la política de la EPA, por lo que su propuesta de cambio queda poco desarrollada.

Fernando Bejarano G.

“Escribí este libro para contar la historia de lo que aprendí en la Agencia de Protección Ambiental, donde trabajé de 1979 al 2004. Esta historia-secreta, exasperante, y trágica- explica por qué y cómo la industria química y otras han capturado a la EPA y la han convertido de una agencia de protección ambiental a una agencia de protección a los contaminadores”. Así empieza el libro de E.G. Vallianatos que trabajó durante 25 años como “generalista” en la Oficina de Programas de Plaguicidas de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) en Estados Unidos. Se trata de un testimonio de primera mano que nace de su experiencia personal y de la consulta de miles de documentos gubernamentales a los que tuvo acceso (memorándums, cartas, estudios, informes y notas), algunos rescatados antes de ser destruidos; así como de participar en innumerables reuniones con científicos y personas involucradas en la política pública, según apunta el autor principal en el prólogo junto con el periodista ambiental McKay Jenkins.

Los autores no se andan con rodeos y nos advierten “La Oficina de Programas de Plaguicidas, la organización más grande de la EPA, donde realicé la mayor parte de mi trabajo, está esencialmente en manos de la industria química global de los plaguicidas, y esto ha sucedido bajo las administraciones republicanas y demócratas. La EPA se convirtió en un lugar donde la ciencia honesta ha sido reemplazada por “evaluaciones de riesgo” y “análisis costo-beneficio” deshonestas, que sirven ambos como una delgada cubierta burocrática para poner los intereses de la industria por delante de la salud pública y el ambiente”.

Evagellos Vallianatos, es un estadounidense de origen griego, con formación como zoólogo en la Universidad de Illinois, con un doctorado en historia en la Universidad de Wisconsin en 1972 y estudios postdoctorales en historia de la ciencia en Harvard. Ha escrito también interesantes artículos y libros sobre el impacto de la industrialización de la agricultura y las raíces agrarias de la democracia en la Grecia Antigua, ver http://www.vallianatos.com/?page_id=3

Los autores señalan cómo la industria química opera detrás de organizaciones de fachada como la American Chemical Society, el Toxicology Forum, la American Crop Protection Association o la Asociación de Productores de Maíz de Iowa, formando poderosos grupos de interés que influyen en el Congreso Como se contribuye con jugosas donaciones a las campañas de ciertos congresistas y como se aceita “la puerta giratoria” entre la industria y el gobierno en la que personas claves del sector privado pasan a ocupar lugares importantes en las oficinas de regulacil sector privadooy el gobierno en industria pasa a ocupar lugares claves en las oficinas de regulaci1972 y estudios postdoctioraón y viceversa, del gobierno pasan a las empresas que antes regulaban. Fenómeno que ha durado décadas y que inició con el primer director de la EPA, Ruckelshauss, designado por Richard Nixon en 1970, que pasó al terminar su servicio público a ocupar puestos directivos de poderosas compañías madereras como la Weyerhaeuser; regresando a la EPA 10 años después cuando lo llamó Reagan, saliendo después otra vez para ocupar jugosos puestos en Monsanto, Cumming Engine Company, American Paper Institute y otros grupos de empresas que cabildean para el debilitamiento de la leyes ambientales.

En un capítulo titulado “El pantano: el gran negocio de la ciencia fraudulenta”, se describe el caso de los Laboratorios Industriales Bio-Test ó IBT que falsificó de manera fraudulenta información científica en pruebas con animales durante 25 años y que fue contratada por algunos de las empresas químicas más ricas y poderosas, como Monsanto, para probar sus productos. “ De hecho, oficiales tanto de la EPA como del Departamento de Justicia que fueron responsables de la investigación y persecución de los crímenes cometidos por IBT de manera deliberada decidieron no ir después por las corporaciones como Monsanto y Chevron que se beneficiaron de los crímenes de IBT. Si lo hubieran hecho, el caso de IBT pudo haber cerrado un largo segmento de la industria química americana”. Sólo en el caso de los plaguicidas los laboratorios IBT falsificaron información de por lo menos 212 ingredientes activos, lo que significan miles de formulaciones posibles en Estados Unidos y el mundo. En 1981, la EPA calculó que cerca del 65% de los estudios de estos laboratorios debían considerarse inválidos. El escándalo fue enorme pues se calcula que cerca del 40% de todas las pruebas del agronegocio industrial y de la industria química, contrataron servicios del IBT, según afirman estos autores.

Más allá de las historias particulares del caso de IBT y otros dos casos en Texas y Pensylvania, los autores señalan “ El tema mayor que está detrás es, por supuesto, el conflicto de interés inherente en una situación en la que laboratorios privados pagados por la industria química hacen las pruebas en las que se basa el gobierno para proteger al público”. Y al final del capítulo afirman “La contratación de laboratorios aún domina las pruebas de las sustancias químicas, y son frecuentes ahora como lo fueron antes. Las empresas privadas no la EPA contratan a estos laboratorios para probar sus productos.” Es decir, primero se restringe el presupuesto de la EPA, se desmantela su biblioteca y se reducen el numero de sus laboratorios, y luego se privatizan los servicios, algo parecido a lo que ha estado pasando en otros países que han adoptado el modelo neoliberal estadounidense. Es con base en la información de la industria que la EPA evalúa los riesgos a la salud y el ambiente en un balance que debe hacer con los beneficios. El conflicto de intereses en el proceso de evaluación de riesgos de la EPA ha sido descrito con mayor detalle por otros científicos ejemplificando el caso de la evaluación de atrazina sobre los anfibios, en un artículo reciente publicado en BioScience en diciembre del 2014.

No nos da el espacio para contar con mayor detalle los otros ejemplos que se describen en los diversos capítulos del libro: como la EPA baso por muchos años su política sobre dioxinas basado en estudios de Monsanto que científicos de la EPA acusaron de ser fraudulentos en los conflictos causados por la exposición al “agente Naranja “(mezcla de los herbicidas 2,4, 5 T más 2,4 D) en los veteranos de la guerra de Vietnam y la posterior negociación política con Dow para no prohibir y dejar libre al 2,4-D; la investigación sobre los efectos neurotóxicos entre los trabajadores agrícolas que fue financiada primero y luego suspendida por la EPA en el estudio de los efectos del paratión metílico y otros organofosforados; el problema de los insecticidas neonicotinoides y la muerte de millones de abejas; el problema de la contaminación del agua por plaguicidas como aldicarb, atrazina y muchos otros en Iowa, entre otros estados; el estudio financiado por la EPA que encontró la presencia de clorpirifos y pentaclorofenol en la orina de las poblaciones de latinos de Estados Unidos, en tiempos de Reagan; los problemas de las fumigaciones aéreas y su deriva. Hasta terminar en los tiempos actuales del Presidente Obama y la protección de los intereses de las transnacionales con los cultivos transgénicos y el aumento de herbicidas como glifosato y 2,4-D, y los problemas de la fracturación hidráulica y el uso de cientos de sustancias químicas tóxicas, con la complicidad de la EPA.

Vallianatos y Jenkins proponen en las conclusiones que para que la EPA defienda realmente el interés público de la salud y el medio ambiente debe ser un organismo independiente,“ políticamente neutral” para no estar comprometida con los intereses de la Casa Blanca o el Congreso y menos con la industria. Sugiere que el director de la EPA sea una persona con gran integridad moral y credenciales científicas, nombrado por 10 años, a la que se pueda garantizar recursos que permitan a los científicos reconstruir los laboratorios, bibliotecas y capacidades de investigación, limitando los contactos con los cabilderos de la industria y poniendo plazos para que sus empleados no trabajen en la industria al salir de este organismo. Además plantea la necesidad de cambiar la política y apoyar a la agricultura familiar y las alternativas como la agricultura orgánica, en lugar de las grandes corporaciones que controlan la agricultura industrial en Estados Unidos.

En resumen, un libro que vale la pena ser leído que documenta cómo la ciencia y las regulaciones gubernamentales pueden ser corrompidas y manipuladas por los intereses de las grandes corporaciones, especialmente en la era del neoliberalismo en los Estados Unidos, aunque el autor no usa este concepto. Es un libro testimonial con la narración de una serie de hechos documentados más que un trabajo con pretensión académica, pues no hace uso de un marco analítico más amplio sobre el sistema económico o político donde se inserta la política de la EPA, por lo que su propuesta de cambio queda poco desarrollada.

 

Llamamiento mundial para poner fin al uso de plaguicidas altamente peligrosos

septiembre 22, 2014

Francisco Rivas Rivas.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

Décadas de experiencia han demostrado que a pesar de numerosos programas que promueven el “uso seguro” de los plaguicidaspeligrososplaguicidas altamente peligrosos (PAP) esto no es posible. La gente, los animales del campo, la vida silvestre y el ambiente continúan sufriendo un daño considerable por los PAP. Después de años de fracaso donde se han visto millones de muertes por plaguicidas en el mundo, se necesitan nuevas políticas para detener las intoxicaciones y las enfermedades. El retiro y prohibición progresiva de los PAP junto con nuevas políticas que apoyen alternativas sustentables, pueden lograr un cambio hacia un mundo saludable y sustentable para todos.

Nosotros, los firmantes, llamamos a los gobiernos y corporaciones para que tomen medidas concretas hacia la prohibición y retiro de los Plaguicidas Altamente Peligrosos para reemplazarlos con métodos alternativos de control de plagas ecológicos, sustentables y seguros.

INVITAMOS A LAS ORGANIZACIONES A QUE SE SUMEN A ESTE LLAMADO PROMOVIDO POR LA RED INTERNACIONAL CONTRA PLAGUICIDAS (PAN). PONIENDO EL NOMBRE DE LA PERSONA Y ORGANIZACION EN ESTE ENLACE  http://action.panna.org/p/dia/action3/common/public/?action_KEY=15775

Avances significativos sobre el Ambiente en Reformas Constitucionales de Panama

enero 31, 2012

Francisco Rivas Rivas.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

El lunes 30 de enero de 2012, la Comisión Especial de Consulta de las Reformas a la Constitución Política de la República de Panamá presentó el resultado de su laborioso trabajo. El siguiente paso de la Hoja de Ruta consiste en que el Consejo de Gabinete, presente a la consideración de la Asamblea Nacional el Proyecto de Acto Constitucional “Que reforma la Constitución Política de la República de Panamá”.  El Proyecto de Acto Constitucional deberá ser debatido y aprobado por la Asamblea Nacional, y sometido a consulta popular mediante referéndum, como dispone el numeral 2 del artículo 313 de la Constitución Política.

Las propuestas de Reforma Constitucional, en lo relativo al tema ambiental, incluyen avances significativos y recogen algunas de las sugerencias enviadas por la ONG panameña APRONAD, específicamente relacionadas sobre los contaminantes orgánicos persistentes (COPs) y los residuos peligrosos.

Nos referimos específicamente al siguiente texto propuesto por la Comisión Especial:

“Artículo 199. Prohibiciones. Se prohíbe el desarrollo, producción, tenencia, comercialización, importación, transporte, almacenamiento, uso, e introducción al territorio nacional de:

1. Residuos nucleares y desechos tóxicos y peligrosos.

2. Contaminantes orgánicos persistentes, altamente tóxicos y agroquímicos internacionalmente prohibidos.

3. Tecnologías y agentes biológicos experimentales nocivos.

4. Organismos genéticamente modificados perjudiciales para la salud humana o que atenten contra la soberanía alimentaria o los ecosistemas.

Se prohíben igualmente los ensayos nucleares y las armas químicas, biológicas y nucleares, en los términos señalados por los convenios internacionales en los que Panamá sea parte”.

En general,  el vigente “Régimen Ecológico”, pasa ahora a ser el centro del nuevo capítulo sobre “Derechos de Solidaridad”, con la denominación “Derecho a un Ambiente Sano. Este mismo capítulo, establece como un derecho fundamental de toda persona el acceso sostenido al agua potable y que su conservación se condicionan a la disponibilidad del recurso y a las necesidades reales del objeto a que se destinan  (p. 19).

A continuación reproducimos la propuesta de Reforma Constitucional, en lo específico al “Derecho a un Ambiente Sano”.

Capítulo IV

Derechos de Solidaridad

Sección 2ª Derecho a un Ambiente Sano

Artículo 192. Derecho al ambiente. Es derecho fundamental de todas las personas vivir en un ambiente sano, libre de contaminación, en donde el aire, el agua y el alimento satisfagan los requerimientos del desarrollo adecuado de la vida humana. El Estado está obligado a elaborar las políticas públicas para garantizar el disfrute de este derecho.

Artículo 193Ambiente equilibrado. Se reconoce el derecho de toda persona a vivir en un ambiente ecológicamente equilibrado, que garantice la sostenibilidad y el buen vivir.

El Estado y todos los habitantes del territorio nacional tienen el deber de propiciar un desarrollo social y económico que prevenga la contaminación del ambiente, mantenga el equilibrio ecológico y evite la destrucción de los ecosistemas.

Artículo 194Preservación del ambiente. Se declaran de interés público la preservación del ambiente, la conservación de los ecosistemas, la biodiversidad y la integridad del patrimonio genético del país, la prevención del daño ambiental y la recuperación de los espacios naturales degradados.

Artículo 195. Protección del ambiente. Toda persona tiene derecho, tanto de modo individual como colectivo, al uso y goce sostenible de los recursos naturales y a habitar en un ambiente sano, ecológicamente equilibrado y adecuado para el desarrollo y a la preservación de las distintas formas de vida, del paisaje y de la naturaleza.

Es deber del Estado prevenir la contaminación y proteger y mantener el ambiente, en provecho de las presentes y futuras generaciones. En consecuencia:

 1. En los contratos que el Estado celebre o en las concesiones o permisos que otorgue que involucren el uso y explotación de los recursos naturales, se considerará incluida la obligación de conservar el equilibrio ecológico, el acceso a la tecnología y su transferencia, así como de restablecer el ambiente a su estado natural, si este resulta alterado.

 2. Las autoridades nacionales prevendrán y controlarán los factores de deterioro ambiental, impondrán las sanciones legales, la responsabilidad objetiva por daños causados al ambiente y a los recursos naturales y exigirán su reparación. Asimismo, cooperarán con otras naciones en la protección de los ecosistemas a lo largo de los límites territoriales marítimos y terrestres.

Artículo 196. Aprovechamiento de los recursos naturales. El Estado reglamentará, fiscalizará y aplicará oportunamente las medidas necesarias para garantizar que la utilización y el aprovechamiento de la fauna terrestre, fluvial y marina, así como de los bosques, tierras y aguas, se lleven a cabo racionalmente, de manera que se evite su depredación y se asegure su preservación, renovación y permanencia.

 Artículo 197. Regulación. La ley reglamentará el aprovechamiento de los recursos naturales no renovables, a fin de evitar que de él se deriven perjuicios sociales, económicos y ambientales.

Artículo 198. Energías alternativas. El Estado promoverá, en el sector público y privado, el uso de tecnologías ambientalmente limpias y de energías alternativas no contaminantes y de bajo impacto. La soberanía energética no se alcanzará en detrimento de la soberanía alimentaria ni afectará el derecho al agua.

Artículo 199. Prohibiciones. Se prohíbe el desarrollo, producción, tenencia, comercialización, importación, transporte, almacenamiento, uso, e introducción al territorio nacional de:

1. Residuos nucleares y desechos tóxicos y peligrosos.

2. Contaminantes orgánicos persistentes, altamente tóxicos y agroquímicos internacionalmente prohibidos.

3. Tecnologías y agentes biológicos experimentales nocivos.

4. Organismos genéticamente modificados perjudiciales para la salud humana o que atenten contra la soberanía alimentaria o los ecosistemas.

Se prohíben igualmente los ensayos nucleares y las armas químicas, biológicas y nucleares, en los términos señalados por los convenios internacionales en los que Panamá sea parte.

Artículo 200. Derecho al agua. Es un derecho fundamental de toda persona el acceso sostenido al agua potable. El Estado estará obligado a garantizarlo, priorizando su uso para consumo humano y seguridad alimentaria, bajo principio de equidad, solidaridad y sostenibilidad ambiental.

Artículo 201. Conservación del agua. El agua es un bien de dominio público en todos sus estados. Su conservación y uso es de interés social. Sus usos se encuentran condicionados a la disponibilidad del recurso y a las necesidades reales del objeto a que se destinan.

El documento completo de propuesta de reformas constitucionales puede descargarse aqui (pdf): AnteProyecto_RefConstitucional_Panama

Alternativa de solucion al problema de los residuos de aceite dieléctrico contaminado con bifenilos policlorados (PCB) en Panamá

noviembre 20, 2009

try {
_uacct = “UA-12042365-1”;
urchinTracker();
} catch(err) {}

La búsqueda de Mejores Técnicas Disponibles/Mejores Prácticas Ambientales (MTD/MPA) para la disposición final de los residuos de PCB en territorio panameño, cumple con el objetivo nacional de reducir costos y eventualmente generar empleos e ingresos.
1. Descripción del Proyecto.
La empresa UNION FENOSA EDEMET-EDECHI realizó durante el año 2003, un proyecto de degradación del aceite dieléctrico contaminado con PCBs, contenido en equipos eléctricos en desuso, así como la descontaminación de dichos equipos. En este proyecto se trataron alrededor de 250 equipos con un peso de 150/ton (equipos y aceites).
  1. Se habilitaron dos tanques para el proceso, con la estructura de tubos PVC perforados en su parte interior.
  2. Se drenó el aceite dieléctrico de transformadores en varios tanques especiales de plástico.
  3. Se tomaron quince (15) muestras, en igual cantidad de tanques, con un instrumento de toma con capacidad de 50 ml.
  4. d) Las quince (15) alícuotas se mezclaron para un total de 650 ml. que se colocó en un frasco de vidrio, color ámbar, y con capacidad para un litro.
  5. Se determinó la concentración de contenido de PCBs mediante análisis de laboratorio de cromatografía de gases y espectrometría de masa, en los Laboratorio de Análisis Industriales, S.A., (LAISA ).
  6. La toma y análisis de la muestra se realizó aplicando el método de extracción, transporte (formulario de cadena de custodia) y análisis de la EPA Método 8082 para PCB, debido a que el país no cuenta con normativa nacional al respecto.
  7. Resultado del análisis de las alícuotas de aceite: 141 ppm. Informe LAISA No. 130-2003. 
  8. Se introduce en los dos tanques habilitados para el proceso las cantidades de aceite + kerosene + agua + surfactante, que se indican a continuación:


La prueba RCRA realizada las muestras de agua residual originada por el proceso de degradación del aceite con PCBs, realizado por CREDEF para los valores del TCLP resultaron todos No Detectables. Es importante indicar que no se incluyó el análisis de PCBs dentro de los parámetros analizados en la prueba RCRA.

Con este resultado el MINSA autorizó la disposición del agua residual en el Relleno Sanitario de Cerro Patacón. Por razones poco claras, la administración alcaldicia no otorgó el permiso correspondiente. Entonces, considerando la no toxicidad comprobada mediante el análisis RCRA se consideró, de común acuerdo con el MINSA, realizar la evaporación “in situ”, es decir en la instalación de Los Pollos. No obstante, el proceso mostró ser demasiado lento: únicamente se evaporó muy poca cantidad (alrededor de 50 galones) y el resto fue vertido en los vertederos municipales ubicados en el distrito de Soná, provincia de Veraguas y distrito de Río Hato, provincia de Coclé.
2. Costos.
El costo por tonelada dispuesta, con este procedimiento, se estimó en $USA 2,000.00 – $USA2,500.00/ton, inferior a los precios establecidos, por ejemplo, por la empresa Tredi Ltda., que oscila entre los $USA 3,000.00 y $USA 3,500.00 (Véase la siguiente Gráfica).

Comparación entre Degradación In situ/ Incineración en Francia de Aceite Dieléctrico y Equipo contaminado con PCB, $USA/Ton.
 

        Fuente: elaboración propia con datos del Inventario Nacional de PCB, Panamá, 2007.

Antes de la disposición final además del análisis de laboratorio mediante cromatografía de gases y espectrometría de masa para determinar el contenido de los PCBs, se realizó a las aguas residuales un análisis integral para descartar la presencia de cualquier otra sustancia tóxica. Las muestras del agua residual de los dos tanques de proceso se tomaron en presencia de funcionarios del MINSA y se completó el correspondiente formulario de “Cadena de Custodia” y las muestras fueron transportadas y embaladas, siempre bajo la presencia de los funcionarios del MINSA, por la empresa de correo aéreo expreso DHL para su envío al laboratorio en EEUU.
3. Debilidades/ problemas del Proyecto.
El Proyecto confrontó problemas especialmente en la esfera de las relaciones con entidades municipales y gubernamentales.
  1. Un proyecto innovador de esta índole enfrentó obstáculos de orden burocrático. La vía utilizada por los ejecutores, para superar esta dificultad, fue proceder de facto. Así, antes de realizar el Proyecto en Río Hato, la empresa CREDEF realizó un “piloto” en la Ciudad de Panamá, sin información previa a las entidades correspondientes. Posteriormente tampoco se presentó un Estudio de Impacto Ambiental a pesar de que las leyes nacionales así lo establecen. 
  2. Esta metodología no se encuentra dentro del listado de tecnologías recomendadas por la Secretaría del Convenio de Basilea.  
  3. El tratamiento genera gran cantidad de aguas residuales, las cuales presentan problemas para su disposición final.
Estos y otros problemas impidieron continuar con el Proyecto. Sin embargo, no se cuenta con una evaluación técnica sobre las “lecciones aprendidas” y las posibilidades de retomarlo bajo nuevas condiciones.

Consulta sobre viabilidad para implementar Convenio de Estocolmo

octubre 31, 2009

Francisco Rivas Ríos.
apronad@gmail.com
https://www.facebook.com/apronadpanama/

En el marco del desarrollo del proyecto “Plan Nacional de Aplicación del Convenio de Estocolmo”, se ha elaborado un Estudio Socioeconómico para determinar la viabilidad de aplicación de dicho Convenio en el país. El Estudio ha sido objeto de consulta por diferentes grupos y sectores, consultas que culminaron con la realización de un Taller de Validación. El taller se realizó el día 16 de noviembre de 2007 en el Salón Miraflores del Hotel Plaza Paitilla Inn, ciudad de Panamá y fue organizado por la Unidad Nacional de Coordinación y el apoyo del Consultor Nacional del Estudio Socioeconómico, el Licenciado Francisco Rivas.

A %d blogueros les gusta esto: