Dioxinas, furanos, pobreza y trabajo infantil en Panamá


El Inventario Nacional de Dioxinas y Furanos llegó a las siguientes conclusiones:

En el año 2005 la liberación total de dioxinas y furanos en la República de Panamá, alcanzó un valor de 97.5 g EQT/año; de los cuales el 49.42% (48.16 g EQT/año) corresponden a las liberaciones al componente aire, 0.36% (0.35 g EQT/año) al componente agua, 14.22% (13.86 g EQT/año) al componente suelo, 0.01% (0.01 g EQT/año) al componente producto y el restante 35.99% (35.07 g EQT/año) al componente residuos. Del total de la emisión:

  • Los procesos de quema a cielo abierto generaron el  80.10% (78.06 g EQT/año).
  • La incineración de desechos generó el 8.71% (8.49 g EQT/año).
  • La disposición final el 5.64% (5.50 g EQT/año).
  • La generación de energía y calefacción el 4.56% (4.44 g EQT/año).
  • Producción de metales ferrosos y no ferrosos el 0.61% (0.59 g EQT/año) y
  • El restante 0.38% (0.38 g EQT/año) lo generaron una amplia variedad de procesos.

Las poblaciones más vulnerables son los pepenadores , especialmente NNAT (NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES)  y mujeres embarazadas en los vertederos municipales y vías públicas que se exponen en forma continua a la liberación de dioxinas y furanos. El surgimiento y crecimiento de este sector laboral obedece a la expansión las exportaciones de reciclaje.En 2005 el valor de las exportaciones de materiales reciclables ascendió a $USA 35.259.734,00, mostrando un crecimiento sostenido desde el año 2002.

“Los metales y la chatarra siguen siendo objeto de codicia en el país. Las exportaciones de estos “desechos metálicos” totalizaron B/.42 millones en el 2006, según informes de la Contraloría General de la República y en lo que va del año, la cifra supera los B/.10 millones. Se estima que por año, Panamá podría estar exportando entre 400 a 500 contenedores con hierro para fundir. El material ferroso se compra por tonelada y es clasificado según su calidad, lo que hace variar su precio, de manera que puede comprarse entre B/.50.00 a B/.150.00 la tonelada métrica, cifras que incentivan el robo de metales.  Prueba de ello es que en los últimos años comenzaron a desaparecer las tapas de alcantarillas de las avenidas, cables del tendido eléctrico y hasta medidores de agua, ya que son considerados como el “nuevo oro”. (Panamá América, Panamá, jueves 2 de agosto de 2007).

“Su gerente de Compra (Recicladora Centroamericana, S.A Recicladora Centroamericana, S.A.), Luis Barroso, calcula que unas tres mil personas “comen de esta actividad”, incluyendo los pepenadores que se localizan en el basurero de Cerro Patacón. En la cadena participa otro grupo de personas intermediarias que compra el material y lo vende a las empresas exportadoras”.   (La Prensa, Panamá, domingo 30 de enero de 2005)

Este próspero negocio, descansa en el trabajo de miles de panameños, que las estadísticas oficiales han ignorado, los cuales realizan la recuperación de los materiales en condiciones peligrosas para su salud (muchas veces infrahumanas), y de manera ambientalmente inadecuada.

Los más vulnerables frene a esta situación son las niñas, niños y adolescentes, pero muy especialmente los NNAT de los vertederos a cielo abierto y las vías públicas. La 2000 la Encuesta de Trabajo Infantil (ETI)[1] identificó 755,032 personas de 5 a 17 años en el país. De éstas, 51.6% son hombres y 48.4% son mujeres; 56.8% son residentes urbanos y 43.2% son residentes rurales; 39.8% tienen entre 5 y 9 años, 39.2% son niños y niñas entre 10 y 14 años, y 21.0% son adolescentes de 15 a 17 años.

Los que esta­ban efectivamente ocupados/as, se concentraban en un 31% (14,873) ,en las áreas urbanas del país, y un 28%  (10,075) en la Provincia de Panamá[2].El estudio realizado por OIT –IPEC las zonas urbanas de los Distritos de Panamá (que aloja la capital del país) y de San Miguelito (con la densidad poblacional más alta a nivel nacional), establece que los NNAT se dedican a las siguientes ocupaciones: supermer­cados, el 23.3% en la calle, el 8.9% en estaciones de buses o en buses, el 4.1% en mercados, y el 22.5% en otros sitios. Entre los otros sitios señalados destacan el vertedero de basura (11.8%), los negocios de lava-autos (3.9%), los puestos fijos (1.2%), casas de familias a donde acuden a prestar sus servicios (1.2%), construcciones (0.8%), y en otros lugares (3.6%).

De acuerdo con estos datos, en el año 2000 la Provincia de Panamá contaba con alrededor de 1,200 NNAT laborando de manera directa en los vertederos municipales del Provincia de Panamá (Cerro Patacón, La Chorrera, Capira y Chame), y en las vías públicas. Esta cifra no incluye a los NAAT que ocasionalmente colaboran con las tareas de separación en las comunidades urbano marginales aledañas a los vertederos. Esta población seguramente ha aumentado, como resultado del crecimiento de las exportaciones de materiales reciclables y productos reciclados. Sin embargo, no existen estadísticas disponibles. Los NNAT realizan actividades de recuperación en los sitios de disposición final, en centros de acopio y vías públicas, exponiéndose continuamente a las liberaciones de fuentes y dioxinas por el uso recurrente las quemas de cables, llantas usadas y otros materiales, los incendios intencionales autorizados por los alcaldes y los grandes incendios accidentales.

“Me corté en el pie una vez cuando iba corriendo a coger una plancha de aluminio, me vine a la casa, hubiera querido ir al hospital enseguida, pero no había plata, me dolía mucho, y solo cuando se estaba infectando me fui al hospital”.

“Cuando se recoge hierro pesa mucho, por eso lo arrastramos”.

“Hay varios que venden drogas y se matan y lo entierran ellos mismos”.

“A veces vienen bebés muertos en la basura y huele feo y me aparto de ahí”

“Es peligroso por los tractores, los vidrios, las inyecciones del hospital”.

“No nos llevan al centro de salud porque no hay plata. Buscan plantas medicinales y ponen un trapo y piden prestado plata para ir al hospital cuando ya estamos graves”.

Niños de entre 9 y 14 años, Grupo Focal en Cerro Patacón[1]

Por las razones anteriores, el trabajo de los NAAT en la recuperación de materiales reciclables en vertederos y vías públicas, forma parte de la categoría de “trabajo por abolir” pues contraviene lo establecido en la legislación nacional y/o los convenios internacionales, en razón de las afectaciones a la salud física, mental, social a que se ven expuestos. Estas consideraciones se extienden a las mujeres embarazadas que se dedican a la recuperación de residuos sólidos, pues el desarrollo infantil, el cual hace parte del ciclo vital de desarrollo, incluye el período prenatal, la infancia, la niñez temprana y la niñez intermedia. Entre más pequeño sea un niño, más vulnerable será al trabajo. La herencia y el ambiente interactúan en cada una de estas etapas.

Ciertamente, debido a que las causantes de enfermedades son multivariadas, es difícil establecer una etiología que correlacione directamente la salud con los residuos sólidos domiciliarios, aunque se reconoce que existen agentes causales de riesgo en la basura de determinadas afecciones a la salud como se expuso anteriormente. La falta de estudios epidemiológicos en este aspecto no ha permitido corroborar directamente dicha relación.

Armada con una larga vara de mangle y utilizando unos ennegrecidos guantes, la señora Rodríguez de Cobas remueve los rollos de alambre que quedan, luego de incinerar los neumáticos, para separarlos del resto de materiales como el “ring” en que estaban las llantas.

Advierte que la quema de neumáticos la realiza un día a la semana y en horas de la noche, dependiendo de la dirección del viento, preferiblemente hacia el mar, por lo que asegura no afecta a los que residen en las cercanías.

Indica que las ganancias de la venta del alambre sirven para mantener en el colegio a tres de sus hijos y a su esposo de 79 años, el cual está enfermo.

Al preguntarle la cantidad de llantas quemadas, dijo no llevar un control de la cantidad de llantas que le regalan, aunque lo último fueron dos camiones cargados provenientes de El Marañón.

Al quemar las llantas, Nisla extrae además del alambre, otros materiales como el plástico, aunque por ello se “pagan centavos” y es poco el dinero que se obtiene; igualmente el cobre y aluminio.

Luego de incendiados los neumáticos, los mismos arden por espacio de una media hora, luego se incineran lentamente y cuatro días después, es cuando se recolecta el alambre, el cual es introducido en tanques (barriles) y llevado a la venta.  (Ver foto. Pepenadores extraen metales mediante la quema de llantas, en el Vertedero Municipal de La Chorrera)[1].

Otra actividad relevante es la extracción de cobre/ aluminio mediante la quema de cables que contienen PVC (recubrimiento del cable) y PBDE (retardante de llama en recubrimiento de cable) liberando dioxinas, con potenciales afectaciones a la salud: el PBDE puede  dañar al feto en desarrollo, y el PVC  causar cáncer y dañar el sistema.

El máximo riesgo es para la población de pepenadores, especialmente los NNAT y mujeres embarazadas, pues diariamente se exponen a las liberaciones de dioxinas y furanos al aire, suelo y agua.  La situación de marginalidad y exclusión social en que se encuentran, explicaría la indiferencia y abandono por parte del Estado.


[1] “Fiebre del hierro llega a los hogares chorreranos”. En Panamá América, Panamá, jueves 10 de mayo de 2007.


[1] CETIPPAT, Plan Nacional de Erradicación del Trabajo Infantil y Protección de las Personas Adolescentes Trabajadoras, 2007 – 2011, Panamá, junio de 2006.


[1] OIT,  Síntesis de los Resultados de la Encuesta de Trabajo Infantil en Panamá, mayo 2004.

[2] OIT- IPEC, Trabajo Infantil Urbano Peligroso, Op. Cit.

Anuncios

Una respuesta to “Dioxinas, furanos, pobreza y trabajo infantil en Panamá”

  1. mitzie a. ortega Says:

    esta permitido que los negocio de compra de hierro, lata y otros, esten dentro de los poblados, areas adyacentes a la ave. de las américas?; es permitido que en un negocio de compra de hierro y otros, vivan permanentemente niños y mujeres embarazadas?. ojo con esta actividad, ya que atrae muchas alimañas aparte de las personas del mal vivir. que con el objetivo de conseguir dinero roban a las personas que viven cerca de estos sitios.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: